Recortes de historia ...

  CAPELLANÍA DE FERNANDO NOVELA

 

 

 

La familia Novela aparece establecida en Sanlúcar de Barrameda desde principios del siglo XVI. Desempeñaron diversos cargos en la ciudad y en otras del Estado de los Medinasidonia: Alonso, vicario del clero de la ciudad de Medina Sidonia; Bernardo, caballero de la Casa Ducal al igual que su hijo Juan Alonso; Juan Luis, alférez mayor de la ciudad al igual que su hijo, nieto y otros descendientes. Por su parte, Fernando Novela fue, desde principios del XVII, tesorero general de la Casa Ducal y alcaide de Trebujena. Se desposó con Leonor de Ormaza y Herrera. Falleció en Madrid en 1658. Su esposa fue enterrada en una de las capillas de la sanluqueña iglesia de Nuestra Señora de la Merced, propiedad de la familia Novela[1]

 

Fue tradición, durante mucho tiempo, la fundación de capellanías en los diversos templos de la ciudad, especialmente en la Iglesia Mayor Parroquial. Esta institución tenía la finalidad de que, con aquello que rentaban las capellanías, pudiesen los capellanes designados y sus herederos atender a su subsistencia. Las capellanías irían desapareciendo por falta de atención de la institución eclesial, dado que lo rentado por los censos no daba lo suficiente para atender las obligaciones de las mismas, y estas se fueron abandonando.

 

Al final del primer tercio del XIX el arcipreste Fariñas era capellán, entre otras, de una las capellanías que había sido fundada en la Iglesia Mayor Parroquial por Fernando Novela. El 12 de octubre de 1835 el provicario Fariñas levantó un documento ante el notario eclesiástico y testigos por el que nombraba capellán de la capellanía de Fernando Novela a Pablo Anza, vecino y estudiante en Sevilla “para que cumpliese sus cargos y obligaciones y con sus rentas pudiese ordenarse hasta de presbítero[2]. Dicha capellanía se había fundado con once tributos de 396 reales y 5 maravedíes y con la obligación de aplicar 77 misas.

 

De dicha capellanía se conservan en el Archivo de Nuestra Señora de la O dos recibos, cuyo contenido es el siguiente:

 

1.- Ante mí y testigos, en 13 de enero de 1734, Don Domingo Leandro de Silva, presbítero, como capellán de la que fundó don Fernando de Novela, otorgo haber recibido del arca de tres llaves que está en la Iglesia Parroquial por manos de sus claveros de los recibos de un censo de 230 el de principal que estaba impuesto sobre unas casas, de estar ausente que se hallan en dicha arca con los dichos recibos, a causa de estar entonces ausente, el pago y recibo en forma.

 

2.- Ante mí y testigos en 19 de octubre de 1734 don Domingo  Leandro de Silva, presbítero, como capellán de la que fundó don Fernando de Novela, otorgo haber recibido del arca con tres llaves que está en la dicha parroquial por manos de sus claveros veintitrés maravedíes de los recibos de un censo de 230 reales de principal, que estaba impuesto por unas casas, de estar ausente don Alonso Barrero, que lo dispuso en dicha arca, de que otorgo y el pago y recibo en forma.

 



[1]  Velázquez Gaztelu, Juan Pedro: Catálogo de personas ilustres y notables de esta ciudad de Sanlúcar de Barrameda, p. 343.

[2]  Archivo diocesano de Asidonia Jerez: Fondo Hispalense, caja 289. VI. 47.


28/05/2015

Desde el 1 hasta el 1 de un total de 1
1