Mis rinconcillo poético ...

  JUVENTUD

 

 

Aquel pequeño azahar sevillano,

entre pinos en gentil mariposa

transformado, con calor resolano

en jornada lo encontré silenciosa.

 

Sudaba el clavel. Sudaba la rosa,

de sus rigores formándose vientos

-olas de luz, amarillos lamentos-

que acariciaban mi ruta dichosa.

 

El blanco azahar, sin remordimientos,

encaneció mi negra cabellera

en conciertos de ríos y de mares,

 

Por eso, al oler a primavera,

solitarios quedan mis aposentos

y mi alma en ti por los azahares.


Desde el 1 hasta el 1 de un total de 1
1