Mis rinconcillo poético ...

  A DIOSES DESCONOCIDOS

 

 

 

Dioses desconocidos van caminando cerca,

cercanía de fondos marinos, de lagunas,

de verdes arrozales, soles contaminados

en jardines de blancas y tiernas mil ternuras.

 

Dioses niños que van jugando,

cuando la tarde mira sus ojos en espejos,

-espejos de luz, luz de inocencias deshiladas-,

a juegos que son soplos, a juegos que son labios.

 

Desconocidos dioses altos, de mirar virgen,

que, cuando la noche se viste de anciana negra,

dejan el monótono dolor de triste vida

en un batir de alas de ráfagas asesinas.

 

Desconocidos dioses de vital poesía,

que, a pesar de la armonía de sagrada música,

os convertís en monótona risa del viento,

cuando en la noche desnudos quedan esos cuerpos.

 

Desconocidos dioses del pueblo de agua clara,

de recuerdos eternos, siempre suspendidos,

anclados en deseos, inertes y mudos,

que sólo una vez reviven su existencia.

 

Desconocidos dioses de esos amores secos,

los adoradores de la prematura muerte,

dejando que los recuerdos vuelvan tras sus huellas,

como única realidad que nunca vieron.

 

Desconocidos dioses de mármol corroído,

polvorientas penumbras de deseos tenidos,

que recordáis los fríos iris de miradas

enamoradas en abismo de azar y tiempo.

 

Desconocidos dioses, sueños de amanecidas,

proyectos de dulces aspiraciones oscuras,

amor enamorado desde el centro del alma

de los presagios inestablemente estables.

 

Desconocidos dioses de esperanzas de escarcha,

caldeadas a las puertas de un sentir de ausencias,

oscuridad de día, desazón en la noche,

desconsolada sombra en su hielo descubierta.

 

Desconocidos dioses de hermosuras ocultas,

de esperadas bodas eternas, de labios rotos,

de manos sin dedos, de corazones sin ritmo,

 

decidme con fuego: ¿Dónde está vuestra morada?


Desde el 1 hasta el 1 de un total de 1
1