Mis rinconcillo poético ...

  LA BUSCA

No busques al Dios de Jesús

en las alturas vaporosas,

ni en una vida en acomodo,

asentado en epulonas haciendas.

 

 

                               No.

                                       No busques

                                                           ahí

                                                                   al Dios de Jesús.

 

Búscalo mientras caminas

en sudor con quienes sudan.

 

Búscalo humildemente recomponiendo

los fragmentos de criaturas de Dios

                           rotas,

                                     imperiosamente rotas,

                                                                           injustamente rotas.

 

Búscalo con entrañas de misericordia,

con besos de fraternal ternura

y cucharas que comparten un mismo plato.

 

Búscalo ahí,

y, sólo al partir el pan,

contemplarás contigo y en ti

al verdadero Dios de Jesús.


Desde el 1 hasta el 1 de un total de 1
1