Mis comentarios ...

  ÉTICA, ESTÉTICA Y VACÍO

 

          Cada vez resultan menos vigentes los conceptos de generación literaria. En tiempo fueron posibles. Había elementos que configuraron una determinada forma de ser y de actuar ante la vida, forma de ser que quedó plasmada en similitudes a la hora de que quienes pertenecían a la misma generación escribiesen sus obras literarias. ¿Ya está, usted, aquí? Vaya por Dios. Échese un cigarrito y déjeme escribir.

 

          De alguna manera, el anterior principio me parece válido a la hora de observar y analizar las diversas generaciones de jóvenes de las últimas décadas. La primera generación que conocí la denominaría “ética”. Aquellos jóvenes de las décadas de los sesenta y setenta creían en el futuro, valoraban la lucha social, practicaban el esfuerzo como herramienta para conseguir lo que pretendían en la vida… y lo alcanzaron. Sí, sí, ¿que a esa pertenecía usted? Reconozca que fue el primer niño nacido en el siglo XX. Que no me callo, so cateto, que esto no es una máquina de escribir,  ni tiene por qué hacer ruido. Así, así me gusta.

 

          Llegó posteriormente, adentrado en los ochenta y parte de los noventa, un cambio radical. Las anteriores características generales de la juventud cambiaron radicalmente. De la “ética” se pasó a la “estética”. Ya no valía tanto el ser, el luchar, el pensar, el comprometerse, sino el sentir, el disfrutar, el actuar no por razones éticas, sino por resortes estéticos. Era válido lo que gustaba, aunque esto estuviese desprendido de cualquier tipo de valores. No me interrumpa, hombre… ¿no ve que estoy pensando? ¿Que nadie piensa en este país? ¡No pensará, usted! Venga, calladito, que luego le voy a invitar a un gorrión en la Tabernita de Pepe. Se dejó de pensar. El futuro no era objeto de planteamiento, ilusión, afán y trabajo. Decayó el interés por los estudios académicos. La vieja amistad se sustituyó por el “coleguismo”, la conversación profunda por el ruido y la banalidad. Los padres y dirigentes de lo público aún no habían tomado conciencia de la gravedad de la situación que se iba creando.

 

          Pasaron unos años. Vimos terminar un siglo y alborear otro. Comenzaron a ser objeto de sorpresa y, en casos, de indignación, aquellos comportamientos juveniles, y en ocasiones hasta infantiles, que los Medios de Comunicación comenzaron a airear. El nivel de la calidad de la enseñanza cayó en picado. La incultura se generalizó. Las medidas educativas no sólo no encauzaban lo que difícilmente se podía encauzar, sino que venían a agravar una situación ya de por sí bien grave. Un colectivo tan importante, como el de los enseñantes, se venía abajo, atacado del radical sentido de impotencia. Los padres no sabían qué hacer. Muchos optaron por el abandono de sus deberes, dejando que sus hijos e hijas -¡qué letrado es usted!- campearan a sus anchas. Se hizo proverbial la frase de muchos padres: “Y que le voy a hacer… lo…”. No me da la gana, no lo digo. Bueno, esa es su opinión… pero mientras hay vida hay esperanza. Además, si sus hijos son ya abuelos. Péguele al cigarrito. Pero, hombre, que se le cae la ceniza en la chaqueta. ¿Abrase visto? La generación estética había muerto. Había nacido la del “vacío”.

 

          Los ideales de otro tiempo (éticos o estéticos) fueron arrinconados. Los sustituyeron unos nuevos compañeros de viaje: el alcohol, la droga y la violencia. Un sentimiento innato de mera subsistencia para llenar un lacerante vacío llevó al botellón. Los jóvenes se encontraban porque necesitaban compañía. El vacío, la imperiosa necesidad de evasión de la nada, la insatisfacción, el sin sentido, el pleno desinterés por el futuro, la resistencia a abandonar las casas paternas, la falta de solidez de sentimientos como el trabajo o la amistad o el amor, la vaciedad social, la desesperanza, y cuántas cosas más, han llevado a muchos jóvenes a buscar, como antídotos, la violencia por la violencia, la imperiosa necesidad de destruir arremetiendo contra personas, coches, árboles, enseres públicos, o simplemente a concluir la noche eterna rompiendo toda clase de botellas, o cuanto se ponga al alcance.

 

          Pues, sí, mire usted, es verdad. Me he puesto muy serio. Ehhhh, que usted dale que dale, y se ha cargado ya cuatro cigarrillos. ¿Qué cómo lo sé? Pues mirando las colillas que ha tirado usted al suelo. Vaya, vaya, y luego a rajar de la alcaldesa… Esta sociedad está radicalmente enferma. Necesita una terapia urgente. No son ya tiempos de enfrentamientos, sino de tolerancia y consenso. O políticos, educadores, enseñantes y toda la gente de buena voluntad se ponen manos a la obra, o el enfermo morirá, pero lo peor es que se irá llevando mucho por delante.

 

          Hace años lo cantó un poeta, madurado en las aulas, en sus Galas de la rabia:

 

La luz se ha alargado.

Se siente la mesa rodeada,

mentes aturdidas, corazones arrítmicos,

papeles mojados de sangre envenenadora.

Aquí no, aquí no llega la luz,

ennegrecida patológicamente por los rincones.

Callan las voces educadoras sorprendidas.

 

Reina el grito. La agresividad triunfa.

Olvidados quedan los protagonistas de la mesa.

Una sonrisa de hiena se adentra en la noche.


22/09/2009

  PUÑETERO PAÍS

          Y mire que es puñetero este país de nuestras penas y alegrías. Cuando le da por una cosa la persigue hasta reventar. Como que le gusta más una modita que a un tímido despedirse a la francesa. Y ahora les ha dado a muchas lumbreras del granderío del poder, y hasta a ciudadanos de este puñetero país, y a algunos intelectuales de todo a cien, por el desprecio de las llamadas Humanidades. Se exhibe la inquina por la lengua materna y por lo español. No se preocupe doña Concha que contra lo que no se lleva, al menos por ahora, es ir contra el vino español. ¡Cállese, por favor! Desde hace tiempo, los unos, los otros y los esotros andan, con la armadura de la pugna ideológica, inmersos en la cruzada de quemar todo cuanto huela a Historia, a Literatura, a Arte, a Geografía, a Sociología, a Religión, a Filosofía, a Lengua materna -si es la de siempre, claro- y a libros. Y de lenguas clásicas, ni te cuento. “Pa qué coño sirve estudiar latín o griego”, dirán desde su inculta y fétida prepotencia, mientras siguen su camino. Y es que la ignorancia es muy incómoda… para los demás, claro está, no para ellos.

 

          Y claro, a este menda le embarga una duda. Tan bélica y fascinante actitud ¿es consecuencia de una esmerada formación académica o engendro de una mente tan analfabeta como atrevida? Lo que es cierto es que la formación humanística pues, mire usted, como que no pega con la modernidad. ¡Ah!, ¿que no es eso? ¡No, no me diga! ¡No, no lo creo! ¡No puede ser! ¿Me dice, usted, que tal actitud nace de una pretensión intencionadamente manipuladora, y que el objetivo es podar la libertad del árbol del  pensamiento y, consecuentemente, del comportamiento de las nuevas generaciones? ¡Qué generoso es usted! Yo, a qué engañarle, no llego a tanto. Como no entiendo, adopto un carácter desconfiado.

 

          Mire, me sincero, pero que no se entere nadie. Yo creo que los que rigen los destinos “oficiales” de la enseñanza y de la cultura es que elaboran unos planes -no se me ría usted, que yo le he escuchado- para potenciar la “cultura popular”, pero no llegan a más porque sufren el endémico virus histórico de este puñetero país, la manifestación -y mira que calladito se queda mejor- de un vacío cultural que hace a muchos no sentir el menor pudor de lucir públicamente la desvergüenza de su ignorancia. ¿Qué quiere que le diga? Visto lo visto, como que siento nostalgia de los primates.

 

          ¿Que se va usted? Pues, váyase. Pero antes escúchemelo, escúchemelo, escúchemelo. No me podrá negar que en el siglo XX, y ahora mismito, las ciencias han avanzado que es una barbaridad. Y con los medios de comunicación, ¡qué peazo de globalización se nos ha metiíto por el cuerpo! Y con la globalización ¡qué gustazo pa las macroeconomías! -ah, ¿qué no sabe qué es eso? Pues, a la tele, a la tele, a la tele. Verá cómo se recicla como las botellas de plástico-. ¿No se ha dao usted cuenta de que se presenta un tejano, o un reloj, o un coche, en América y, al mismo tiempo en todo el mundo?… pues eso es globalización. ¿Va entendiendo? Pues toma más. ¿Se ha dao usted cuenta de que los señores del capital -que no, hombre, que no, que no son esos- se la pintan solos para encontrar una manita de obra baratita, unos sueldecitos bajos y… a producir y vender? Así las cosas, para qué van a aprender nuestros zagales la historia, si eso es de anticuaos; ni la filosofía, que tiene nombre de persona gorda y tartamuda; ni la literatura, que eso es para locos poetas; ni el arte, ni la geografía, ni la sociología, que todo eso es de pindinguis hijos de papá; ni la religión, que es el opio del pueblo. Que soy muy anticuao. Más anticuao es usted. Y de aprender a hablar y a escribir, ¿pa qué? Mire, hablar no hace falta. Los zagales van a sus fiestas y allí no se pueden escuchar ni los cacharritos de la feria, y además con cuatro signos se manejan de arte en el móvil y en el internete. ¿Pa qué hacerlos sufrir con la cultura con lo corta y sufrida que es la vida?

 

          ¿Sabe, usted, lo que yo pienso? -¿Qué a usted no le importa? Un respeto, mi buen señor, un respeto, que a mí sí me interesa lo que usted piensa. Lo que pienso yo es que ya se encargará la historia de poner a la Historia en su sitio. Mientras tanto, ¿sabe, usted, lo que yo le digo? Pues, las palabras que dijo a Sancho don Quijote -que no, hombre, que no es el farmacéutico-: Escuche: “sobre nosotros cae y se derrumba aquel incansable golpear que nos hiere y lastima los oídos; las cuales cosas, todas juntas y cada una por sí, son bastantes a infundir miedo, temor y espanto en el pecho del mesmo Marte, cuanto más en aquel que no está acostumbrado a semejantes acontecimientos y aventuras”.

 

          Sí, señor, ahí ha dado usted en el clavo. Que de los zagales qué. Déjelos hormiguear por las calles. Mire por donde me ha venío a la cabeza unas palabrillas de Samaniego -no me corrija, usted, y quítese el sombrero, que no es Sarmiento, sino Samaniego-. Así escribió aquel fabulista: "Dijo la zorra al busto / después de olerlo: / “Tu cabeza es hermosa, pero sin seso. / Como este hay muchos / que, aunque parecen hombres, / sólo son bustos". Puñetero país, puñetero país este que tropieza mil veces en la misma piedra.


11/09/2009

  CASA ARIZÓN: UNA MÁS. Y VAN...

        Buenas noches, dama de blanco. Ya te habrás dado cuenta. Se acabaron tantos años de leyenda y de casa encendida. Te han dejado sola, pero esta vez de verdad. Tu corazón ya no podrá vibrar apasionadamente a la llegada de las primeras sombras de la noche. No escucharás más el estruendo nocturno de las ramas del árbol de la soledad, tronchadas por el ahorcamiento de almas de las sombras. ¡Cómo se lamenrta el torreón desde el que vertiste tantas lágrimas! Tu mansión, perla de la historia que no vuelve, lleva muchos años durmiendo sobre proyectos de miedo. Pero, espera, mi dulce dama de blanca, aún es tiempo de que el monstruoso fantasma de hierro y cemento sea frenado por el corazón de un pueblo, harto de que. unas tras otras, le vayan cortando sus raíces.

Comunicado de prensa emitido por Aula Gerión, que ha sido censurado y obviado en algunos medios de comunicación.

Presuntos delitos en las obras de Casa Arizón

Aula Gerión solicita al Juzgado la paralización de las obras

        Con motivo del comienzo de las obras de 52 pisos y 11 locales comerciales en el Monumento Casa Arizón, la asociación Aula Gerión ha solicitado al Juzgado de Instrucción Nº 1 de Sanlúcar, como medidas cautelares, la paralización de las obras relativas a los pisos y locales comerciales, por considerarlas constitutivas de delito, al alterar gravemente la unidad y monumentalidad del inmueble y quebrantar la declaración de Bien de Interés Cultural, que afecta a la integridad de la finca Casa Arizón con la máxima protección. Respecto a las obras de conversión de la casa del siglo XVIII en hotel, Aula Gerión no ha puesto objeciones de momento.

        Esta petición judicial de suspensión de obras se inscribe en el marco del procedimiento de la querella interpuesta el pasado mes de junio por el jurista Dr. D. Felipe Arizón Gómez de la Bárcena, en representación del Aula Gerión, por un delito contra el Patrimonio histórico artístico y otros delitos de prevaricación contra Javier Olaciregui, gerente de la empresa “Casa Grande Arizón”; Irene García Macías, Alcaldesa de Sanlúcar; Mónica González Pezzi, Gerente de Urbanismo; Yolanda Peinado García, Delegada Provincial de Cultura; y el arquitecto responsable de Licencias y Disciplina Urbanística del Ayuntamiento de Sanlúcar.

        Como consecuencia de esta solicitud de paralización de las obras, la Magistrado-Juez del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción, nº 1 de Sanlúcar, Dª Lourdes del Río Fernández, llevó a cabo el pasado día 14 de agosto una exploración judicial en la Casa Arizón, a los efectos de decidir sobre la posible suspensión de las obras iniciadas. Durante la visita se pudo comprobar in situ la marcha de las obras y el inicio de la edificación de 52 pisos y 11 locales comerciales previstos en el Monumento.

        Tras la visita efectuada, la Juez ha solicitado un escrito a la Gerencia de Urbanismo y otro al Aula Gerión, donde deberán motivar la necesidad de suspender o continuar con la ejecución de las obras que Gerión ha denunciado como presuntamente constitutivas de delito. Por su parte, en la mañana del martes, 18 de agosto, Aula Gerión ha presentado en el Juzgado el escrito requerido, donde se exponen detalladamente las causas que, para esta asociación, hacen necesaria la paralización de las obras.

        Cabe destacar que la ejecución de estas obras, ya comenzadas, supone la comisión de varios presuntos delitos: uno de grave alteración del monumento Casa Arizón, protegido por el Decreto 142/2001; y otro consumado anteriormente de prevaricación. El Código Penal Español castiga en sus artículos 321 y 322 con hasta tres y dos años de prisión, inhabilitaciones y multas, respectivamente, el derribo o alteración de edificios singularmente protegidos por su interés histórico, artístico, cultural o monumental y la concesión de licencias de obra o emisión de informes favorables para la alteración de edificios singularmente protegidos.

        En febrero de 2007 Aula Gerión denunció el proyecto presuntamente delictivo ante el Juzgado sanluqueño. Desde entonces, durante largos meses, la Gerencia de Urbanismo hizo caso omiso a las solicitudes de la Magistrado-Juez Dª Lourdes del Río, que en su última orden judicial advertía a la Gerencia que su actitud podría ser entendida como constitutiva de un presunto delito de desobediencia. Una vez conocido el proyecto, se ha podido comprobar que las obras previstas suponen un destrozo y quebranto irreparable del inmueble.  

        Ahora, la decisión de paralizar las obras de pisos y locales está manos de la Justicia. Aula Gerión mantiene la esperanza de que se haga justicia y no se permita la continuidad  de estos actos presuntamente delictivos. Asimismo, esta asociación espera seguir contando, en las consiguientes actuaciones, con el apoyo todos aquéllos que se encadenaron a la Casa Arizón y las más de 4.500 personas que firmaron la Campaña “Salvemos Arizón” para preservar este Monumento, único en el mundo por su cualidad de casas-almacenes de cargadores a Indias, que supone un testigo excepcional de la doble funcionalidad que tuvieron estos inmuebles. Estas funciones, residencial y comercial, se encuentran atestiguadas en Casa Arizón por la existencia de dos residencias, oficinas, almacenes y bodegas, todo ello integrado en el mismo inmueble protegido, cuya estructura original está a punto de desaparecer al fragmentarse drásticamente estos espacios históricos en 63 unidades independientes, que compondrán la nueva presencia de un residencial inmobiliario y un centro comercial en pleno Monumento. Según Aula Gerión, la agresión al “Bien de Interés Cultural” es flagrante e incuestionable.

        Al hilo de estos hechos, Aula Gerión va a llevar a cabo próximamente diferentes acciones ciudadanas, al objeto de que todas aquellas personas que quieran mostrar su repulsa a la destrucción de la Casa Arizón, mediante la fragmentación del inmueble en 52 pisos y 11 locales comerciales, puedan manifestarlo y apoyar las iniciativas que se pongan en marcha.


27/08/2009

Desde el 85 hasta el 87 de un total de 89
«« Primera | « Anterior | 26 | 27 | 28 | 29 | 30 | Siguiente » | Última »»