Gentes de aquí ...

  ANGIOLETTI, Juan Bautista. Bodeguero y capitular.

 

 

Parece que antes de 1873 ya tenía labrada una excelente bodega en las proximidades del Castillo de Santiago. En la dominación francesa (1811), los mandos franceses le exigieron 300 botas de vino con destino al ejército, botas que según los gabachos, se les pagaría con lo recaudado en las contribuciones. El Sr. Angioletti, a quien ya con anterioridad le habían hecho la misma propuesta con destino a los soldados franceses que estaban en Sevilla y, facilitado el vino, aún no había percibido pago alguno, se negó en redondo a facilitar una vez más la mercancía.

Como uno de los representantes de los cosecheros de vinos de la ciudad asistió a una reunión habida en el Ayuntamiento el 11 de noviembre de 1812. El asunto a tratar fue el de la contribución que habrían de hacer de 1.768 arrobas de vino. Se acordó pedir un empréstito, por el número de botas con el que correspodía contribuir, a los cosecheros más pudientes. Lo que estos aportasen les sería reintegrado en aquellas cantidades que les correspondiesen pagar por el concepto de “extraordinaria de guerra”. Fue administrador en Sanlúcar de Barrameda de los Sres. Herrero, vecinos de Jerez de la Frontera, propietarios de la Atalaya Chica.

El 31 de agosto de 1816 envió una comunicación al vicario eclesiástico de la ciudad, notificándole el envío de varios ejemplares del Reglamento a seguir en el gobierno de la denominada “Junta de Empresa del Arrecife” (Cfr. Archivo diocesano de Asidonia Jerez. Fondos Parroquiales. Curato: Varios, caja 5, documento 27).

Fue maestrante de Ronda (como tal asistió a la Justa de las Reales Maestranzas con ocasión de la jura de la princesa heredera de España e Indias), regidor y alcalde tercero (1823) y segundo (1838) de la ciudad sanluqueña, donde se desposó con Francisca Díaz de la Serna, de cuya matrimonio nacieron Pedro Angioletti, diputado de la Hermandad de Cosecheros de Vino, y Luis Angioletti, concejal por elección en 1861 del cabildo sanluqueño. En 1823 Carlos Favre D´Aunoy, gobernador de Sanlúcar de Barrameda, lo designó miembro de la denominada “Comisión de Policía”, que tenía la finalidad de velar por “el orden, la curiosidad y el aseo posibles en este delicioso y saludable país”.

Juan Bautista Angioletti perteneció, por el sector de comerciantes al por mayor, a la 1ª Junta Económica del Consulado Independiente.

 

En las relaciones de seminaristas del último tercio del XIX aparece José Angioletti Almadana, permaneciendo durante cinco cursos en el seminario de Sevilla.


Desde el 1 hasta el 1 de un total de 1
1