Gentes de aquí ...

  ANCIÁ, RAFAEL. Cantaor

 

 

 

Nombre artístico de Rafael Vega Ruiz, nacido en Sanlúcar de Barrameda en 1931 y fallecido en su ciudad natal en 2009. Vivían los Anciá en la carretera de Bonanza, frente a donde hoy se encuentra el Colegio “El Pino”, y junto a la “Huerta de Periquete”. Su abuelo, Pepe, era quien traía el ganado de la otra banda y tras desembarcarlo en las proximidades de Bonanza, lo transportaba, atado, hasta el matadero municipal. Su padre, de nombre Rafael como él, fue empleado del ayuntamiento y, con posterioridad, vendedor de lotería nacional. Rafael Anciá trabajó con la empresa Ruiz Acosta, con cuyos propietarios estaba emparentado, en la compañía de seguros “el Ocaso”, y en la venta de lotería.

Aunque en sus antepasados había aficionados al cante, no sólo en los hombres sino también en las mujeres (su abuela paterna) de su familia, tanto Rafael como sus hermanos Pepe, Manuel y Miguel son autodidactas. Rafael Anciá cultivó muchos palos del flamenco (fandangos, caracoles, mirabrás…), pero fue considerado como uno de los más ilustres saeteros sanluqueños, habiendo recibido gran cantidad de premios en diversos concursos flamencos. Tuvo la gran satisfacción de haber tenido la inolvidable experiencia de haber compartido los siete hermanos escenario cantando juntos. Este excelente saetero definió la la saeta como “una oración hecha cante que sale de lo más profundo del alma. Es un cante distinto a los demás, haciéndolo puro y olvidándonos de los demás. Es una comunión que se da entre el cantaor y la imagen que tenemos delante. Para mí no concibo cantar una saeta sin ver la cara del Cristo o de la Virgen”[1].



[1]  Sanlúcar Información, edición de 19 al 24 de marzo de 2005.

 


Desde el 1 hasta el 1 de un total de 1
1