Gentes de aquí ...

  ANCELA ROMERO, José Manuel. Novillero.

Nació en Sanlúcar de Barrameda el 29 de Enero de 1967. En su afición taurina tienen clara influencia dos figuras sanluqueñas de la tauromaquia del último tercio del siglo XX: José Luis Parada (1950) y Julio Vega “Marismeño” (1949). El primero, de manera indirecta pues, dado que el niño Ancela Romero frecuentaba la casa de los Parada, las fotos, los recuerdos y trofeos que en ella observaba le incentivaban para emular también él los éxitos del maestro Parada. El otro, de una manera más directa,  pues siendo aún un adolescente, lo llevaba con él a campos y tentaderos. Entrenó también en la Escuela Taurina “El Volapié”. De manera explosiva irrumpió en el mundo de la novillería: torea en la Maestranza (24 de Julio de 1988); se le otorga en la capital de España el “Trofeo al Mejor Torero de la Provincia de Cádiz”; apoderado por Luis Buzón, alterna en la Plaza de Toros de “El Pino” de su ciudad natal (2 de julio de 1989) con Martín Pareja Obregón y Jesulín de Ubrique, interviniendo también como rejoneador Luis Domecq, con novillos de Bernardino Jiménez. La prensa taurina se deshizo en elogios con las maneras del nuevo novillero sanluqueño. Así escribió de él Carlos Crivell de su actuación en la Maestranza hispalense: “Excelente la fama de Ancela Romero, un novillero que, si es capaz de repetir lo que hizo ayer, tiene por delante un futuro claro, como torero caro. Naturalidad, empaque, buen gusto y cabeza clara son algunas de las cualidades. Su labor fue siempre a más y fue una pena que no matara al novillo pronto, porque el éxito hubiera sido de clamor. El novillo fue bueno, pero este Ancela –vaya nombrecito– lo toreó de forma excepcional. Dio la vuelta al ruedo, tras un aviso”[1]. Por su parte, el periodista Eduardo Domínguez Lobato escribió de él tras una novillada en su ciudad natal: “Ancela Romero, de celeste y oro, se ha mostrado como una firme promesa del toreo sanluqueño. Domina bien los engaños y muestra una variedad y sentido estético en su toreo que hacen presumir su rápido ascenso en el escalafón taurino. En su primero mató de media en lo alto; dos orejas. En su segundo, de estoconazo y descabello a la segunda, cortando también los dos apéndices. Él y Jesulín de Ubrique salieron a hombros de la plaza”[2].

En 2001 pertenece a la cuadrilla de Ángel Romero. Poco a poco aquella promesa taurina, tal vez por falta de suficiente afición al toreo, fue dejando su oportunidad hasta abandonar el mundo de los toros por completo.



[1]  ABC de Sevilla, edición de 25 de julio de 1988.

[2]  ABC de Sevilla, edición de 29 de agosto de 1988.


Desde el 1 hasta el 1 de un total de 1
1