Gentes de aquí ...

  BARRIOS MASERO, Manuel. Poeta. Sanlúcar de Barrameda, 1892-1971.

 

 

Un azulejo en la sanluqueña plaza del Cabildo, promovido por la Tertulia Poética Sevillana Noches del Baratillo, deja constancia del lugar donde vivió el poeta sanluqueño. Poeta precoz y fecundo. El periódico local “El Profeta” (número 160, de 18 de Julio de 1915) ya se deshacía en elogios de la obra “Maricielo”, que había sido prologada por el también poeta Francisco Villaespesa (Láujar de Andarax - Almería-, 1877- 1936). Barrios Masero residió habitualmente en Sevilla, donde fundó, junto con Florencio Quintero, la tertulia poética “Noches del Baratillo”.

Es su poesía de corte tradicional por los versos y estrofas más frecuentemente utilizados, así como por su temática. Utiliza sobre todo el octosílabo y el endecasílabo, aunque hace también uso de largos versos de 16 sílabas en la “Loa a la manzanilla” (ABAAB). Las estrofas más utilizadas son los cuartetos y quintetos. Es un fino y hábil artesano del soneto.

La temática de sus composiciones poéticas pasan desde lo más inmediato: su Sanlúcar (su Puerto Lucero), su Sevilla, su madre, la mujer, sus amigos poetas (sobre todo el padre Lagomazzini); hasta la temática más interiorista, como la poesía amorosa y religiosa. En este último capítulo elaboró composiciones dedicadas a la Divina Pastora y a la hermandad de pasión de la que era miembro, la Hermandad de Jesús Nazareno.

Sus composiciones fueron premiadas en varios certámenes poéticos, pero lo más importante es que contó con el reconocimiento de sus amigos, los poetas e intelectuales que disfrutaron de su amistad.

Destacan de entre sus muchas obras: Breviario poético, Flores de nieve, In memoriam, Mari-cielo, Poemas de la Nueva España, Poemas de Andalucía, Poemas de amor y dolor, Poemas de Puerto Lucero, Poemas infantiles, Romances líricos, Rumbas de Dios, Sombras y luces, y Sevilla, lirio y clavel.

De esta manera cantaba su soneto a la feria sevillana:

                             Luces, bullicio, fiestas, armonía...

                             toda la gracia loca y soberana

                             que atesora, la tierra sevillana,

                             se desborda en torrentes de alegría.

                             Claveles y mujeres a porfía.

                             En el misterio de los labios grana,

                             vibra la copla mágica y gitana,

                             de una enternecedora bulería.

                             La manzanilla de color de oro

                             va prodigando el cálido tesoro...

                             La guitarra está ansiosa de cantares.

                             Y allá en el fondo de gentil caseta,

                             la que el viernes cantaba una saeta,

 

                             hoy se canta unas bellas soleares. 


Desde el 1 hasta el 1 de un total de 1
1