Gentes de aquí ...

  BARBADILLO HORTIGÜELA, Benigno. Bodeguero. Covarrubias (Burgos), 1783- Sanlúcar de Barrameda, 1837.

 

 

Hijo de Pedro Barbadillo y de Catalina Hortigüela. Los Barbadillo estaban asentados en Burgos desde el siglo XVI. Un Barbadillo que se había marchado a Méjico, sacerdote y tío abuelo de Benigno, Tomás Barbadillo Iturralde, había amasado allá una gran fortuna, estando invertida en los más variados negocios: inmobiliaria, banca, importación y exportación de productos... y es por lo que llamó a sus parientes burgaleses para que le ayudasen en la administración de tantos bienes. A la llamada acudieron sus sobrinos Benigno Barbadillo y José Barbadillo López. Corría el año 1800. Permanecerían en Méjico 21 años y, al morir su tío, dejó a Benigno como heredero de sus bienes.

En 1821 ambos primos, Benigno y José, tras la declaración del acta de independencia del imperio mejicano, se trasladan a Sanlúcar de Barrameda, donde inician sus empresas comerciales, centrándose fundamentalmente en la producción y comercialización de los productos vinateros, siendo los creadores de la firma Barbadillo. El mismo año compra, en unión con su primo, la bodega bautizada con el nombre del "Toro" con lo que funda su primera bodega en la calle Monte de Piedad y se hacen con los clientes más importantes de la zona, con las firmas más prestigiosas, a las que venden vinos y aguardientes. Comienzan a exportar no sólo a la zona, sino al extranjero, Londres, Filadelfia... son punto de destino de sus primeros vinos: jerez superior, pajarete seco y abocado, moscatel, y por primera vez un vino llamado "manzanilla". En 1827, año en el que el vino sanluqueño comenzó a denominarse “manzanilla”, Barbadillo creó una manzanilla embotellada con la denominación de “Divina Pastora”.

Con la edad de 42 años (24 de noviembre de 1825) se casa en Sanlúcar de Barrameda con Josefa Díez Rodríguez. Del matrimonio nacieron: Manuel (1827-1897), José (1829, muerto infante), Dolores (1830), Benigno (1832-1856), Felisa (1835-1841) y Adelaida (1836-1858). Tras su estancia en la ciudad, se constituyó en el centro y anfitrión de todos los Barbadillo que regresaban de América.

En 1826 ante el acuerdo adoptado por el Cabildo Municipal de evacuar la ciudad por el peligro inminente que conllevaba la proximidad de las tropas carlistas y de que se retirasen al Coto de Doñana tanto las autoridades como las milicias, se le comisionó a don Benigno para que atendiese a la provisión de cuanto fuese necesario para quienes marchaban a la "otra banda".

A los 54 años falleció en la actual calle de Caballeros, donde tenía su residencia, dejando viuda  a Josefa Díez Rodríguez, que lo fue por poco tiempo, pues pronto se volvió a casar, esta vez con el secretario de Benigno Barbadillo, Pedro Rodríguez Santiago. Antonio Pedro Barbadillo (O.C. pág 35) escribe lo siguiente: "Por las ropas y alhajas que tenía el difunto, se deduce que era muy elegante y presumido; se hace mención a 3 levitas, 18 chalecos, 15 pantalones de paño, 24 camisas, 12 toquillas, 24 calcetas y medias, 28 calzoncillos, 1 capa nueva y 3 fracs".

 

Al celebrarse el 175 aniversario de la fundación (1821-1996) las bodegas Antonio Barbadillo S.A. editan "Descripción de Sanlúcar de Barrameda por el conde de Maule", reproducción del facsímil.


Desde el 1 hasta el 1 de un total de 1
1