Gentes de aquí ...

  BALONCESTO

 

Aunque pueda parecer que el baloncesto en nuestra ciudad tiene una implantación reciente, ha cumplido ya las Bodas de Oro, pues hacia 1963 el hermano de La Salle Isidoro de Jesús trasladó e infundió en el colegio de la calle San Agustín sus inquietudes deportivas, tras su estancia en el Colegio Maravillas de Madrid.

Por aquel entonces, época de la implantación del minibasquet en toda España, a través de la campaña iniciada por el Club Hesperia de Madrid y apoyada por la firma Coca-Cola, llegaron los primeros tableros a Sanlúcar y las ligas en el colegio (en los recreos), y todo esto comenzó pronto a dar su fruto; hasta el punto de que un equipo del Colegio La Salle participó en la final del Campeonato de España celebrado en Pamplona.

A esta semilla se fueron incorporando alumnos de las clases mayores y se fue formando el primer equipo serio de la localidad que, junto con los alumnos foráneos que estudiaban en el colegio de los Hermanos Maristas, formaron la legión baloncestística de la localidad y llenaron los patios de ambos centros cuando se celebraban los enfrentamientos deportivos entre ambos colegios.

El equipo nacido, JAL ( Juventud Activa Lasaliana ) se mantuvo en competiciones federadas hasta que los Hermanos de La Salle se trasladaron del Colegio de la calle de San Agustín al nuevo del antiguo convento de San Francisco, tras lo cual comenzó a decaer esta actividad deportiva.

Antiguos integrantes de esta iniciativa se trasladan, tras propuesta que es bien acogida por Pedro González Salcedo, al actual IES San Lucas (antiguo colegio de María Luisa Terry), sede de la O.J.E (Organización Juvenil Española), militando durante varias temporadas en categoría provincial, pero con escasas incorporaciones, provenientes de la Sección Delegada, del Instituto Laboral... Es asimismo en esta época cuando tiene lugar la primera iniciativa seria del baloncesto femenino local (Compañía de María de la Huerta Grande), con marcados éxitos a nivel provincial. A pesar de ello, no existe una estructura sólida ni una marcada directriz de trabajo de base, por lo que las iniciativas tienden a ir decayendo o a lo sumo a mantenerse.

En 1971 tiene lugar un hecho decisivo para el deporte local, como es la inauguración de la primera instalación pública, el Complejo Polideportivo Municipal, lugar donde durante varios años se va a ir encauzando el baloncesto actual con los antiguos integrantes de los equipos anteriormente reseñados. Hasta la temporada 1979-80 se mantienen equipos en categorías provinciales (senior y junior masculino y senior femenino) y se va fraguando la idea de formar una estructura que permita que la cadena funcione desde edades tempranas y que el baloncesto local no dependa de esfuerzos altruistas esporádicos. Desde esta idea, y tras múltiples contactos con deportistas que habían pertenecido a las anteriores inquietudes por el baloncesto, se formaliza el primer club de baloncesto local (actualmente también de voleibol), Adesa-80.

En esta fundación intervienen personas que aún siguen en la tarea y otros, que por diversas vicisitudes, dejaron la entidad, pero sin duda en estos años la trayectoria marcada demuestra que en esta sociedad tan consumista y tan de espaldas a valores tan decisivos como el esfuerzo por los demás y la lucha incansable por hacerla mejor, a pesar de los constantes ataques desde los más diversos flancos, pueden y deben ser respaldados proyectos de esta índole.

Adesa-80 ha pasado de ser una estructura de escasa consistencia a mantener una línea ascendente, posibilitando que en la localidad se haya podido disfrutar de las Selecciones Nacionales Femeninas Absolutas en varias ocasiones (España, Polonia, Francia, Rumanía, etc...) o de equipos de máximo nivel como Caja Ronda (Unicaja actualmente), Caja San Fernando, Paini de Nápoles, Estudiantes, Collado Villalba, etc... ilustres veteranos (Real Madrid), innumerables concentraciones andaluzas y campeonatos de Andalucía, producto todo ello de un esfuerzo común con el Ayuntamiento y las federaciones autonómica y nacional.

Esta misma solidez y espíritu de trabajo ha llevado al baloncesto sanluqueño a ser respetado y reconocido en toda la comunidad, siendo habitual su asistencia a campeonatos de Andalucía, representando a la provincia gaditana, e incluso llegando en una ocasión a una fase final del Campeonato de España Infantil; pero sin dudas la mejor de las referencias actuales de este club es su abundante y valorada cantera, habiéndose pasado desde 1980 (1-2 equipos) a mantener en la actualidad a 14 (senior masculino, juvenil masculino -2-, cadete femenino, cadete masculino -2-, infantil femenino -2-, infantil masculino -2-, minibasquet femenino -2-, minibasquet masculino -2-,) compitiendo a nivel federado. A más de ello, hay en la actualidad 17 escuelas deportivas en los centros escolares de la localidad (de las que 12 lo son en convenio con el PMD), teniendo bajo su tutela a más de 500 deportistas. Todo ello sin reseñar su militancia en la 2ª nacional y 3ª autonómica, y sin entrar en el semiprofesionalismo de la mayoría de las poblaciones colindantes.

 

Hoy el baloncesto es un rico patrimonio de todos los sanluqueños, pero no se ha de bajar la guardia, sino que hay que realizar constantemente una política de apoyo a instituciones como estas, que enraízan en los jóvenes un futuro lleno de valores como el desarrollo del espíritu de convivencia, el trabajo en grupo, la capacidad de sacrificio, la voluntad, la disciplina bien encauzada y, con todo ello, el mejor estado físico y mental para las generaciones que se preparan para dirigir el futuro de la sociedad.


Desde el 1 hasta el 1 de un total de 1
1