Gentes de aquí ...

  ASTHEY, María. Vecina sanluqueña. Segunda mitad del siglo XVIII.

 

 

 

 

Junto con su esposo, Tomás Wading, tomaron la decisión de mandar construir un colegio eclesiástico en 1767. Con posterioridad, este edificio, ubicado en la calle Caballero, formaría parte del palacio de los infantes de Orleans. Asimismo, mandó sustituir el anterior retablo mayor de la O por al actual, costeándolo junto con su esposo, al tiempo que hizo donación en 1777 de seis candeleros de plata de cinco cuartas “de obra â lo romano”, sólo para que sirviera en el altar de Nuestra Señora de la O y que, en su defecto, “passen a la Sta. Trinidad”.

 Regaló de la misma manera una joya en “forma de masseta” con 22 diamantes, 4 esmeraldas y 18 rubíes entre chicas y grandes. “Pessan una onza y tres adarmes, y de oro tiene seis pesos, y todo el resto de ella es de plata sobredorada”. Todo ello lo donó para Nuestra Señora de la O. La joya fue apreciada “en contraste” por don Juan de Grandellana en “quarenta y un pesos de a 15 reales de vellón”.

Junto con su esposo costearon además el estofado de la imagen de Nuestra Señora de la O con corona de plata sobredorado, la del Niño y la O que tiene en la mano; todo tuvo la costa de 75.000 reales. Ambos mecenas costearon además: la pintura de la capilla menor, la albañilería, el techo y madera (22.500 reales), y el altar de San Pedro en blanco y dorado (15.000 reales). En 1770 estofaron a costa de ella y de su marido la tribuna de lado de la epístola.

En 1785 dicha señora a su costa mandó hacer la diadema y vara de plata del Sr. San José que había en el retablo mayor y también las potencias del Niño, que todo pesó 28 onzas y en andarme de plata de ley “que con la hechura importó 1.016 reales y quartillo”.

 

En su testamento, realizado de manera definitiva el 12 de Septiembre de 1786, introduce un codicilo complementario por el que ordenó que del arrendamiento de las casas de su propiedad ("las casas principales de nuestra morada", "las casas con un Cortinal en la calle del Chorrillo frente al matadero" y "otras casas") se pasase al venerable clero de la ciudad sólo 30 pesos anuales, para con ellos pagar "los maitines que anualmente celebra la noche de la víspera de Nuestra Señora de la O". Lo sobrante tendría que ser destinado para "el ospitalito (sic) de Pobres mujeres Enfermas perpetuamente para siempre jamás".


Desde el 1 hasta el 1 de un total de 1
1