Gentes de aquí ...

  AGRICULTURA EN 1469.

 

 

 

 

 

 

La agricultura ocupaba un papel central. Ello lo evidencia la precocidad y detallismo con que las ordenanzas ducales vinieron a regular todo el trabajo y la producción agrícola de la villa. No faltaron problemas en este sector durante la Edad Media (muchos de ellos vigentes durante mucho tiempo): el problema de la endémica carencia del trigo y los constantes enfrentamientos entre agricultores y ganaderos, por cuanto los ganados suponían, al moverse a su antojo por los sembrados, una constante amenaza para la agricultura. Dentro de la agricultura, además de las productos de la huerta, muy fecundos en el sistema de los navazos (los navaceros están documentados como tales en las actas capitulares desde el siglo XVI), sin la menor duda el producto primordial, desde inmemorial tiempo, fue la viña y la producción del vino. Es lo cierto que en cuanto surgen los primeros documentos capitulares de la villa, aparecen con ellos referencias directas a la industria del vino. Pedro Barbadillo recoge la Ordenanza que promulgó el duque Enrique II en 1469, por la que, informado de que algunos intrusos pretendían meter en la villa vinos bastardos y de la reacción violenta del cabildo y los sanluqueños contra ellos, y consciente de que la villa es "como veo la mejor e más honrada y útil villa de las que yo tengo y de quien mayor subsidio y renta para sustentamiento de mi estado yo recibo por ser poblada de muchos buenos e onrados y leales vasallos.." [1], mandó en estas ordenanzas:

 

" [...] apruebo la dicha libertad, exención y preeminencia [...] en tal manera que ninguno sea osado de traer ni traigan a vender a la dicha mi villa ni al puerto de Barrameda ni a los otros puertos ni términos dellas por mar ni por tierra vinos algunos (andos ni corsos ni bastardos ni arrosinados ni tintos ni de otra manera alguna) , so pena que si fuesen traidos por la mar que los tales vinos e los barcos y navíos en que fueren traidos sean perdidos e los podades tomar y quemar si quisiéredes y perdan los cuerpos de las personas [...] y si fuesen traidos por tierra que los podades tomar y vender y hacer dellos lo que quisiéredes [...]"[2].

 

 La mención de las viñas en los primeros documentos testimonia cómo su cultivo debió existir desde mucho tiempo atrás, pues su propagación se generaliza desde el siglo XII, gracias a la creciente comercialización del vino. La importancia de la producción y comercialización de los vinos motivó que ya en la Edad Media gran parte del término de la villa se utilizase para la siembra de viñas, lo que llevaría al cabildo a acudir al duque en solicitud de que prohibiese que se sembrasen más viñedos, pues, dada la cortedad de los terrenos del término municipal, faltaban tierras para la siembra y cultivo de otros productos de primera necesidad.

 



[1]  Historia de Sanlúcar de Barrameda, p. 92.

[2]  Pedro Barbadillo : Historia de Sanlúcar de Barrameda, p. 93.


Desde el 1 hasta el 1 de un total de 1
1