Gentes de aquí ...

  ARIZÓN, Salvador Jacinto. Cargador de Indias. + Cádiz, 1755.

 

 

 

Uno de los más significativos de toda una familia dedicada en varias generaciones al comercio de cargadores de Indias. Sus antepasados eran originarios de Irlanda, de donde parece que huyeron por temor a persecuciones religiosas, instalándose en Sanlúcar de Barrameda.

Su padre, Félix de Arizón (1709), fue el primero de esta estirpe que se instaló en la ciudad, tras un periplo por tierras catalanas de su padre Tomás Salvador de Arizón, quien consiguió asentarse en la burguesía comercial de la tierra catalana.

Salvador Jacinto Arizón era gemelo con Cristóbal , hermanos también de Diego y de Teresa, casada esta última con el cónsul francés en la ciudad sanluqueña, Juan Rubeaud. Los Arizón amasaron prontamente una gran fortuna, proveniente de su dedicación como cargador de Indias y de la multiplicación de sus propiedades y prebendas conseguidas en la ciudad. En el tiempo en el que se elaboró el catastro de Ensenada (1752), se le calculaba 120.000 reales, a más de otras muchas rentas, como las del pan del Cortijo de Alijar, del de semilla, del vino, de la saína (cereal panificable) y la renta mayor de monjas y frailes.

Hacia 1728 mandó construir, en el barrio de la Balsa, otrora barrio de marineros y espacio de barquichuelas y redes, una mansión señorial, testimonio viviente de lo que eran las casas de los cargadores a Indias, y bello exponente del barroco residencial costero. En 1730  , presentó al Cabildo un Memorial en el que decía: “...entre las dos casas principales que ha labrado en el barrio de la Balsa media una callejuela angosta que, sin servir para el tránsito de carruajes, sólo se valen los vecinos para echar inmundicias, y necesitándola para darles a dichas casas comunicación que sirva de adorno al mismo barrio y aseo a la vecindad sin perjuicio de vecinos, porque no hay alguno que tenga salida a dicha callejuela con zaguán, pide y solicita licencia para cerrarla e incorporarla a su casa. Habiéndolo oído y entendido el cabildo, se acordó use del terreno de dicha callejuela a su útil y conveniencia, cerrándola por comprobar ser cierto los inconvenientes que expone de estar abierta con tan mal uso”.

Su poderío le granjeó la amistad del propio monarca, Felipe V (1683-1746), el primer rey de la dinastía borbónica, a quien Arizón dejó su flota en diversos momentos, y de quien recibió honores como el nombramiento de Marqués de Casa Arizón (1744) y Vizconde del Carrascal. En 1752, casado y padre de dos hijos, tenía al servicio de la casa a 6 sirvientas, 9 sirvientes y 15 sirvientes de campo.

 

Salvador Jacinto Arizón falleció en la ciudad de Cádiz el 28 de Marzo de 1755.


Desde el 1 hasta el 1 de un total de 1
1