Gentes de aquí ...

  CENSOS Y PROPIEDADES ECLESIÁSTICAS PERDIDAS

RELACIÓN DE CENSOS Y DE ALGUNAS PROPIEDADES DESATENDIDAS POR LA IGLESIA EN SANLÚCAR DE BARRAMEDA[1] a fines del XIX

 

Consistían los censos en un contrato por el que un bien inmueble o una finca rústica quedaba sujetos al pago de una determinada pensión al año, como interés de un capital invertido bien en dinero, o bien con la entrega de la propia finca. El importe de este impuesto sobre los denominados bienes raíces (bienes inmuebles) los destinaba la Iglesia a la celebración de actos religiosos, especialmente la celebración de misas rezadas o cantadas en determinados días. Había varias clases de censos: redimibles, de por vida, mixto (el que se imponía sobre una finca, pero quedaba igualmente obligada la persona en cuestión). El censo perpetuo conllevaba además la obligatoriedad de no poder vender la finca sin aviso previo a su dueño, quien podía hacer uso del derecho de tanteo o a la recepción de una parte de la venta. Era frecuente colocar sobre la puerta de entrada de las casas sometidas a censo el escudo de la orden religiosa a la que le tributaban. Aún en la actualidad alguna casa, de las encuadradas dentro del antiguo recinto murado de la villa, conserva un lánguido resto de dicha antigua situación patrimonial. Se pagaron censos a la Iglesia, al Cabildo y a la propia Casa Ducal. Figura en esta relación aquellos censos y propiedades que se irían perdiendo por negligencia, abandono o falta de cuidado.

 

Número 1

 

          Don Juan Pablo “Maleten”, sobre casa en Calle Monte de Piedad, 2[2]. Censo de 231 reales a la fábrica de la Iglesia Mayor, por la capellanía vacante de Diego Venegas[3]. Lo pagaba hace muchos años al Estado y después nadie lo cobraba.

 

Número 2

 

          Don José Arocha Gómez[4] tomó a censo cuarenta aranzadas de tierra llamadas de Alcanforado en el término de Rota, Pago del Almirante, propias de la Iglesia de Chipiona por la capellanía vacante de Pedro Colom, imponiendo sobre dichas tierras un capital de 19.000 reales y 570 reales de rédito cada año. Adeudaba 11 años a 28 de febrero de 1898 (curiosamente pone a 30 de febrero).

 

Número 3

 

          Doña Carmen y don Antonio Peñasco y Bueno sobre una aranzada de viña en La Galera, censo de 18 reales con 60 céntimos de rédito cada año a la Fábrica de la Iglesia Mayor; y otro censo sobre misma finca de 16 reales 50 céntimos cada año a la capellanía vacante de Leonor Angulo por la que se pagaba tres tributos de 127 reales y 17 maravedíes, con la obligación de celebrar 30 misas. De ambos censos se adeudaban 29 años y 2/3.

 

Número 4

 

          D. Vicente Censio y Fernández, capitular, sobre 31 aranzadas de viña en el Pago de Mahína, censo de 31 reales  50 céntimos a manos a la capilla vacante de Sebastián Benítez Buzón[5]. Otro censo de 32 reales 40 céntimos a manos a la capilla vacante también de Leonor Magariños, quien había fundado una capellanía en la iglesia de la Caridad. Otro censo de 53 reales 55 céntimos cada año a la de Domingo Cordero[6]. Otro de 26 reales 43 céntimos de réditos a la de Juan Romero. Y otro de 49 reales 40 céntimos de réditos al Patronato Eclesiástico de Martín Talégano. Adeudaba 22 años a 1 de junio de 1898.

 

Número 5

 

          D. Antonio Jiménez Megías sobre casa calle San Agustín 19[7]; censo de 249 reales 99 céntimos de réditos al Convento de San Francisco El Viejo por la fundación de Diego Venegas, quien había sido escribano real y receptor de la bula. Adeudaba 29 años y 2/3.

 

Número 6

 

          Doña Francisca de Paula Pérez y González sobre casa en el Barrio de San Blas y Calle de la Palma o Trinidad de Zafra 5; dos censos de 13 reales 20 céntimos de réditos cada una a favor el primero de la Cofradía y Esclavitud de la Iglesia Mayor; y el segundo, a favor del Convento de la Caridad. Adeudaban de ambos censos 29 años y 2/3.

 

Número 7

 

          Don Manuel Urea y Castro sobre casa nº 24 de calle Misericordia, censo de 211 reales 50 céntimos cada año al Patronato Eclesiástico que fundó Antonio Rodríguez. Adeudaba 29 años y 2/3.

 

Número 8

 

          Doña Magdalena Lacave y Domínguez[8] sobre la hacienda de viña y tierra, nombrada del Reventón, de 24 aranzadas en el Pago de Peral, censo de 87 reales 6 céntimos cada año a la Fábrica de la Iglesia Mayor por la Memoria Eclesiástica de Inés Páez[9]. Adeudaba  29 años.

 

Número 9

 

          Don José Miguel Moreno Vega sobre casa número 26 calle Misericordia[10]; censo de 16 reales 50 céntimos anuales al Patronato Eclesiástico de Esteban Lobatón.   Adeudaba 29 años.

 

Número 10

 

          Don Antonio Calleja y Ordóñez sobre casa en Caño Dorado nº 201 antiguo; censo de 109 reales 20 céntimos cada año al Patronato Eclesiástico que fundó Alonso Pérez de Guzmán. Adeudaba 29 años y 2/3.

 

Número 11.-

 

          Don Francisco[11] y D. José del Río Andriot sobre casa en la Plazuela de la Puerta de Jerez nº 4 y 6, nueve censos a saber:

 

Uno de 27 reales 75 céntimos a manos al Patronato Eclesiástico de Alonso Cortés[12];

Otro de 28 reales 2 céntimos cada año a la capellanía vacante de Luis de Bustos, en la que se había de aplicar 72 misas;

Otro de 56 reales 7 céntimos de réditos a la de Simón Castillo;

Otro de 198 reales a manos de la de Diego Dueñas[13];

Otro de 82 reales 18 céntimos a manos de la de Lucas Benítez:

Otro de 22 reales cada año al Patronato Eclesiástico de María de Baeza;

Otro de 10 reales 50 céntimos a la capellanía vacante de Bernardo Novela, alférez mayor de la ciudad;

Otro de 33 reales cada año a la de Sebastián de Mena;

y otro de 49 reales 7 céntimos a manos al Patronato Eclesiástico de Alonso Cortés.

Adeudaban 29 años y 2/3.

 

Número 12

 

D. José Gordillo López sobre casa en Calle Santa Brígida 15 censo de 74 reales 46 céntimos “annuos” a la capellanía vacante de Matías Tapias. Adeudaba 24 años a S. Juan de 1898.

 

Número 13

 

          Doña Rosalía Esper Moyano sobre casa de la Calle de la Bolsa 10, casa hipotecada en 1885 por el Ayuntamiento censo de 87 reales 53 céntimos de réditos al Patronato Eclesiástico de Juan García Centeno.  Adeudaba 29 años y 2/3.

 

Número 14

 

          Don Lorenzo Hoys Rodríguez sobre casa en Calle Alcoba 3 censo de 120 reales 50 céntimos cada año a la fábrica de la Parroquia de San Miguel de Sevilla por la capellanía vacante de Bartolomé Carmona. Adeudaba 29 años y 2/3.

 

Número 15

 

          Don Domingo Pérez Marín[14] sobre casa y bodega nº 13 y nº 25 y 26 de Calle de la Bolsa, censo de 99 reales cada año al Patronato de Martín Talégano.  Adeudaba 29 años.

 

Número 16

 

          Doña Concepción Díaz de la Concha[15] sobre bodega de la Calle Bolsa nº 3 censo de 330 reales cada año a la capellanía vacante de Antonio Acosta Figueredo, natural de Ceuta y avecindado en Sanlúcar de Barrameda. Y otro censo de 33 reales annuos al Patronado de Segundo Izaguirre. Adeudaba de ambos censos 29 años.

 

Número 17

 

          Don Joaquín Hontoria y Tezanos (abogado, cosechero y almacenista de vinos), sobre casa con bodega conocida por la de la Escalerilla en la Calle Trasbolsa[16], censo de 168 reales y 59 céntimos cada año al Patronato Eclesiástico que en el Convento de Regla en Chipiona fundaron Jerónimo Dávila y Catalina Espinosa. Adeudaba 29 años.

 

Número 18

 

          Don José Baltar Gutiérrez sobre casa en Calle Santo Domingo nº 19, censo de 216 reales cada año a la capellanía vacante de Andrés Vegas Magañas; y otro censo de 279 reales cada uno al Patronato Eclesiástico de Andrés Somoza.   Adeudaba de ambos censos 29 años.

 

Número 19

 

          Doña Josefa Dorado Mangas sobre casa en Calle San Francisco el Viejo nº 10, censo de 180 reales cada año al Patronato de Legos que fundó Manuel de la Peña y Cacho, presbítero por 1699. Adeudaba 29 años.

 

Número 20

 

          Don José Pérez Rodríguez sobre casa en Calle Nueva de la Bolsa, nº 54 antiguo, que adquirió de los Herederos de Don Toribio Villa, censo de 110 reales annuos[17] al Convento de San Francisco por la Memoria de María Abosa. Adeudaba 29 años.

 

Número 21

 

          Doña Antonia Pérez Ponce, sobre casa en la Calle Santo Domingo nº 46, censo de 180 reales cada año al Convento de San Francisco por la Memoria de Josefa Banco Ceballos. Adeudaba 29 años.

 

Número 22

 

          Don Manuel Mena Fernández, sobre viña de tres aranzadas en el Pago de los Colmenares, que compró Agustín González Moreno, censo de 198 reales de réditos a favor del Beneficiado Eclesiástico de la Iglesia mayor. Adeudaba 29 años.

 

Número 23

 

          Doña Dolores Paz Mota sobre casa horno en la Calle de la Sargenta nº 10, censo de 99 reales cada año al Patronato Eclesiástico del Patriarca de las Indias.     Adeudaba 29 años.

 

Número 24

 

          Don Manuel Fernández Terán[18] sobre casa en la Calle Muro nº 1, censo de 79 reales 14 céntimos annuos al Patronato de Antonio Bravo, licenciado y clérigo de menores. Posteriormente cura. Adeudaba 29 años.

 

Número 25

 

          D. Manuel Jiménez Trujillo, sobre la casa nº 8 de la Calle Cristo de las Aguas, censo de 52 reales 98 céntimos annuos al Patronato Eclesiástico de Marcos Baeza. Adeudaba 29 años.

 

Número 26

 

          Don Eduardo Hidalgo, alcalde de la ciudad, sobre casa en la Calle de la Victoria 7, censo de 91 reales 20 céntimos al Patronato Eclesiástico de Marcos Baeza; y otro censo de 316 reales 80 céntimos cada año a la Iglesia Mayor de El Puerto de Santa María por la fundación de Antonio Nicoletas. Adeudaba 19 años a San Juan de 1898.

 

Número 27

 

          D. José Cabral Landeche y hermanos, sobre casa en la Calle Bretones nº 18, censo de 69 reales 60 céntimos annuos, al Patronato Eclesiástico de Pedro Peñalosa. Adeudaba 29 años.

 

Número 28

 

          D. Rafael Otaolaurruchi Rodríguez, sobre casa bodega en la Rinconada de San Diego, censo de 33 reales cada año a la capellanía vacante de Alonso Zárate; otro de 7 reales 2 céntimos a la misma; otro de 66 reales annuos al Patronato Eclesiástico del Patriarca de las Indias; y otro de 33 reales de rédito a la capellanía vacante de Francisco García. Adeudaba 29 años.

 

Número 29

 

          D. Antonio Sánchez Hernández Arana y Antonia Fabra en casa en Calle Misericordia nº 6, censo de 110 reales cada año al Patronato Eclesiástico de Alonso Cortés. Adeudaba 29 años.

 

Número 30

 

          Doña María Regla Pérez Castellanos, sobre casa en Calle Zárate nº 8, censo de 35 reales annuos y otro de 9 reales 96 céntimos, ambos a la fábrica de la Iglesia mayor. Adeudaba 29 años.

 

Número 31

 

          D. José del Río Villegas, sobre casa nº 2 en Calle Misericordia, censo de 162 reales 78 céntimos de réditos al Patronato Eclesiástico de Leonor Tapia. Adeudaba 29 años.

 

Número 32

 

Doña Dolores, doña Rosario y don Cayetano Ñudi, sobre casa en Carmen Viejo nº 32, de 121 reales 50 céntimos cada año al Patronato Eclesiástico de Pedro Peñalosa. Adeudaba 29 años.

 

Número 33

 

          Don Manuel Jiménez Trujillo sobre casa Calle Bretones nº 28, censo de 300 reales cada año por la memoria de una luz. Adeudaba 29 años.

 

Número 34

 

          Don Antonio Ceballos Arias sobre casa en Azacanes nº 12, censo de 87 reales 5 céntimos de rédito al Patronato Eclesiástico de Pedro Peñalosa. Adeudaba 29 años.

 

Número 35

 

          Doña Rosa Gómez Rodiñoz y otros, sobre casa en Calle de la Bolsa nº 82, censo de 99 reales cada año a la Fábrica de la Iglesia mayor Parroquial. Adeudaba 29 años.

 

Número 36

 

          Don José Jurado Robles y otros, sobre casa nº 4 de Calle San Borondón, censo de 77 reales 61 céntimos cada año al Patronato Eclesiástico de Martín Taregano[19]. Adeudaba 29 años.

 

Número 37

 

          Doña Josefa Camba Sevillano y D. José Gabriel Aldama  Camba[20], sobre viña llamada del Santísimo en el Pago de Mahína, censo de 79 reales 20 céntimos, al Patronato Eclesiástico de Francisco Bernal; y otro censo de 132 reales annuos a la capellanía vacante de Melchor Aponte, que tenía como obligación 31 misas. Adeudaba 29 años.

 

Número 38

 

          Doña Josefa Camba, don León y don Pedro Aldama sobre seis aranzadas de viña en el Pago del Cabezudo, censo de 50 reales cada año a la capellanía vacante de Francisco García Salazar y consorte; y otro de 94 reales con 59 céntimos de réditos a la fábrica de la Iglesia Mayor por la Memoria de don Antonio Eduardo López. Adeudaban 5 años del de 50 reales y 29 años del de 94 con 59 céntimos.

 

Número 39

 

          Don José María Zarazaga sobre casa en la Calle de la Trasbolsa nº 4, censo de 184 reales 98 céntimos al Patronato Eclesiástico de Tomasina Ochoa. Adeudaba 29 años.

 

Número 40

 

          Doña Isabel Dorado Batista sobre casa en Calle de la Plata nº 23, censo de 46 reales 80 céntimos al Patronato Eclesiástico de Alonso Revilla[21]; y otro censo de 195 reales 62 céntimos annuos al Patronato del licenciado Antonio Bravo, clérigo de menores órdenes y posteriormente cura. Adeudaba 29 años.

 

Número 41

 

          Don Francisco Hueros y Páez de la Cadena y hermana, sobre bodega en Calle de la Cuna, censo de 80 reales cada año a la Fábrica de la Iglesia mayor por la Memoria de Isabel Herrera y Alonso Cortés. Adeudaba 29 años.

 

Número 42

 

          Don Rafael Terán Carrera[22] sobre viña de 6 aranzadas en el Pago de Rematacaudales, censo de 261 reales a favor de los beneficiados de la Iglesia Mayor. Adeudaba 29 años.

 

Número 43

 

          Don Jerónimo Longevo y don Mariano Foque, sobre casa en Calle Misericordia nº 20, censo de 120 reales cada año a la fábrica de la Iglesia Mayor. Adeudaba 29 años.

 

Número 44

 

          Doña Juana Romero Álvarez sobre casa en Calle Carretería nº 8, censo de 240 reales 33 céntimos de réditos al Patronato Eclesiástico de Ana Gómez. Adeudaba 29 años.

 

Número 45

 

          Don Antonio Lazo Rebollo[23], sobre casa en Calle de la Bolsa nº 14, censo de 339 de réditos cada año al Patronato Eclesiástico de Francisco Broseta. Adeudaba 29 años.

 

Número 46

 

          Don Juan Manuel Fernández Ríos (hermano de los capitulares Francisco y José Luis Fernández Ríos; y otros, sobre casa en la Calle del Chorrillo nº 3 esquina a la de San Juan, censo de 582 reales de réditos annuos al Patronato Eclesiástico de Antonio Bravo; y otro censo de 117 reales 50 céntimos annuos a la capellanía vacante de Francisco Gutiérrez Aguilar. Adeudaba 29 años.

 

Número 47

 

          Don Rafael Terán Carreras, sobre 12 y ½ aranzadas de viña Pago del Carrascal, censo de 165 reales annuos a la capellanía vacante de Margarita Billete; otro de 119 reales 10 céntimos cada año al Patronato Eclesiástico de Francisco Gerardo de Esparragosa, quien en 1689 había opositado a la capellanía fundada en 1591 por Alonso Núñez. Adeudaba 29 años.

 

Número 48

 

          Don Manuel Montaut, oculista, médico de sanidad militar, sobre casa en la Calle del Chorrillo nº 6, censo de 214 reales 50 céntimos cada año al Patronato Eclesiástico de Beatriz Quintanilla. Adeudaba 29 años.

 

Número 49

         

          Doña Josefa Dorado Mangas sobre casa y bodega en la calle Torno de Madre de Dios nº 2, censo de 73 reales 53 céntimos annuos al Patronato Eclesiástico que fundó Constanza de Évora allá por 1561 en la parroquial. Adeudaba 29 años.

 

Número 50

 

          Doña Guadalupe Herrera Ferruro sobre 2 y ½ aranzadas de viña en el Pago de la Atalaya, censo de 165 reales cada año a los Beneficiados de la Iglesia Mayor. Adeudaba 29 años.

 

Número 51

 

          Don Juan Rebollo sobre casa en el Barrio de la Balsa y Banda de la Playa nº 37, censo de 123 reales 60 céntimos cada año a la capellanía vacante de Lucas Medina Correro, nombrado por el duque regidor de la ciudad por 1641. Adeudaba 19 años a 1 de junio de 1898.

 

NÚMERO 52

 

          El mismo señor sobre casa en dicha calle, con bodega, nº 35, censo de 36 reales 29 céntimos en la capellanía vacante de Jerónimo Sánchez, licenciado y presbítero; y otro censo de 16 reales 98 céntimos annuos sobre 2 aranzadas y ¾ y 95 estadales de viña en el pago de la Custodia al Patronato de Cevedio Velázquez. Adeudaba 29 años.

 

Número 53

 

          Don Joaquín Hontoria y Tesano sobre casa en calle Zárate nº 2, censo de 95 reales y 73 céntimos cada año al Patronato que fundó Catalina Peláez por 1549. Adeudaba 29 años.

 

Número 54

 

          Don Francisco García de Velasco sobre casa en Calle de La Plata nº 19, censo de 95 reales 85 céntimos cada año al Patronato de Antonio Bravo. Adeudaba 29 años.

 

Número 55

 

          Don Juan Manuel García de Velasco sobre casa en la Calle Gutiérrez Agüera nº 92 antiguo, sin decir el moderno, que linda por la derecha con don Pedro y don Manuel Gutiérrez, censo de 180 reales 15 céntimos de réditos cada año a la fábrica parroquial por la fundación que mandó hacer Don Alejandro Gómez de Barreda. Adeudaba 22 años a San Juan de 1898.

 

Número 56.

 

          Don Alonso Álvarez de Toledo conde de Niebla sobre suerte de tierra llamada “Huerta de la Presa” en el Palmar de San Sebastián de 4 y ½ aranzadas  censo de 150 reales cada año a la fábrica parroquial por la memoria de Bernarda Falcón. Adeudaba 29 años.

 

Número 57

 

          Don Manuel Ramos, sobre casa en Calle Muleros  nº 17 censo de 72 reales 60 céntimos annuos al Patronato Eclesiástico de Alonso Rodríguez Lobatón, creado en la parroquial allá por 1568. Adeudaba 29 años.

 

Número 58

 

          Doña Concepción Ruiseco  Quirico sobre casa en Plazuela de Santo Domingo nº 1, censo de 60 reales cada año al “Convento” (sic) de la Caridad. Adeudaba 29 años.

 

Número 59

 

          Doña Aurora Espada sobre casa en Calle San Juan nº 1,  censo de 66 reales cada año al Patronato Eclesiástico de Marcos Baeza. Adeudaba 29 años.

 

Número 60

 

          Don Manuel Valladolid Bazán sobre casa-bodega nº 27 de Calle Trasbolsa, censo de 112 reales 50 céntimos al Patronato Eclesiástico de Jerónimo Ávila. Adeudaba 29 años.

 

Número 61

 

          Doña Josefa Arana Herrera Picazo sobre casa en Calle de Santiago de Trillo nº 2, 4 censos: uno, de 63 reales 41 céntimos annuos al Patronato de Francisco Zayas; otro, de 66 reales cada año de Pedro Peñalosa; otro, de 66 reales de réditos a la capellanía vacante de Pedro Sánchez; y otro, de 27 reales annuos a la fábrica parroquial. Adeudaba de todos 29 años.

 

Número 62

 

          Don Sebastián Ruiz Cubano, sobre casa-bodega Calle 2ª de Azacanes nº 285 y ½ antiguo, censo de 90 reales cada año a la fábrica parroquial por la memoria de Juan Montes y su mujer. Adeudaba 29 años.

 

Número 63

 

          Doña Salud Barreda y Jaime Barrero, sobre casa nº 8 de la Trasbolsa, censo de 99 reales cada año al Patronato de Ana Santiago.           Adeudaba 29 años.

 

Número 64

 

          Don José Gutiérrez sobre casa en Calle Trasbolsa nº 57 antiguo, sin expresar el moderno, censo de 185 reales cada año al Patronato Eclesiástico de Tomasina Ochoa.          Adeudaba 29 años.

 

Número 65

 

          Don Joaquín Araiz Sánchez compró a los Sres. Retortillos la casa en Calle de la Alcoba con cinco censos: uno, de 61 reales 83 céntimos annuos a la capellanía vacante de Gaspar Correa y agregación; otro, de un real 85 céntimos cada año a la misma fundación; otro, de 264 reales annuos a la de Leonor Calvo; otro de 118 reales 95 céntimos cada año a la de Beatriz Prieto; y otro de 606 reales 75 céntimos de réditos al Patronato Eclesiástico de Beatriz Morales. Adeudaba de todos 29 años.

 

Número 66

 

          Doña Leopolda Larraz Gutiérrez y Doña María Larraz Ruiz[24], sobre casa nº 2 de la Calle Trasbolsa, censo de 186 reales 98 céntimos de réditos annuos al Patronato Eclesiástico que fundó Tomasina de Ochoa.       Adeudaba 29 años.

 

Número 67

 

          Doña Rafaela Ruiz Ruiz sobre casa número 6 de Calle de la Pescadería, censo de 499 reales 98 céntimos de réditos annuos a los beneficiados de la Iglesia Mayor por la memoria eclesiástica de Antonio Eduardo López. Adeudaba 29 años.

 

Número 68

 

          Doña Julia Ñudi y Gil de Ledesma[25], sobre casa en Calle de Don Claudio nº 1, censo de 222 reales y 99 céntimos de réditos annuos a los beneficiados de la Iglesia Mayor por la Memoria Eclesiástica de Antonio Costales. Adeudaba 29 años.

 

Número 69

 

          Don Antonio Ramos Maceas presbítero, sobre casa en Pozo Amarguillo nº 2, censo de 146 reales 84 céntimos de réditos cada año a la capellanía vacante de Ana Lobatón, del cual adeuda 11 años a 19 de mayo de 1898.

 

Número 70

 

          Don Ezequiel Martínez, sobre casa en Calle Santo Domingo nº 25, censo de 373 reales 80 céntimos cada año a la fábrica parroquial por la Fundación vacante de Isabel Magaña.

 

Número 71

 

          Doña Joaquina Mergelina Gómez de Barreda, madre de María Joaquina Heras Mergelina, sobre 62 aranzadas de viña en Espejo o Punta del Águila, censo de 660 reales cada año a la capellanía vacante de Margarita Billete.

 

Número 72

 

          Señores Enríquez sobre casa en Calle Escuelas, censo de 376 reales 18 céntimos cada año a la fábrica parroquial por la Memoria Eclesiástica de Juan Sánchez Ariza[26]. Adeudaba 6 años a 1 de marzo de 1898.

 

Número 73

 

          Doña Leona Mergelina[27] sobre casa en calle Gutiérrez Agüera nº 21, censo de 264 reales cada año a la capellanía vacante de Inés Robles Sandoval[28].

 

Número 74

 

          Doña Pilar Mergelina, sobre casa en Plaza de la Constitución  nº 21, censo de 231 reales cada año a la Fábrica Parroquial por la memoria y capellanía vacante de          Ana García. Adeudaba 8 años a San Juan de 1898.

 

Número 75

 

          Doña Joaquina Mergelina, sobre viña en Punta del Águila, censo de 872 reales 49 céntimos de réditos cada año a la fábrica parroquial por la memoria de Francisco Gutiérrez Espejo. Adeudaba 29 años.

 

Número 76

 

          Doña Leona Mergelina, sobre casa-bodega en Pradillo de San Juan nº 3, censo de 1500 reales cada año a la fábrica parroquial por la fundación vacante de Gil Carrillo[29]. Adeudaba 22 años a 24 de junio de 1898.

 

Número 77

 

          La misma Señora, sobre casa-bodega en Calle Gutiérrez Agüera nº 87 y 88, censo de 406 reales 80 céntimos cada año a la fábrica parroquial por tres memorias que fundó Francisco Gutiérrez.           Adeudaba 22 años a San Juan de 1898.

 

Número 78

 

          La misma Señora, sobre casa en Sevilla, Plaza del Duque de la Victoria nº 10, censo de 903 reales 54 céntimos de réditos cada año al convento de San Agustín de Sanlúcar por la memoria y capellanía vacante de Antonio Luis Labiosa. Adeudaba 8 años a San Juan de 1898.

 

Número 79

 

          La misma Señora, sobre casa en Pradillo de San Juan nº 1, censo de 100 reales cada año a la fábrica parroquial por la memoria de Juan Pérez Moreda. Adeudaba 22 años a San Juan de 1898.

 

Número 80

 

          La misma Señora, sobre finca anterior, censo de 71 reales 40 céntimos cada año a la fábrica parroquial por la memoria de Clara Díaz.          Adeudaba 3 años a San Juan de 1898.

 

Número 81

 

          La misma Señora, sobre bodega en Pradillo de San Juan nº 3, censo de 50 reales cada año a la fábrica parroquial. Adeudaba 29 años.

 

Número 82

 

          Señor Conde de Monteagudo, sobre el cortijo nombrado de Monteagudo y pago del mismo nombre de 3.663 aranzadas y 3/8 de otra cuyo cortijo procede del Mayorazgo que fundó don Francisco Romero Machado, cuyo señor fundó al mismo tiempo un Patronato de Legos, dotándolo con la renta anual de 200 ducados que había de pagar perpetuamente al poseedor de dicho Mayorazgo y cortijo de Monteagudo, censo por consiguiente de 2.200 reales annuos a favor de dicho Patronato. Adeudaba 24 años a San Juan en 1898.

 

Número 83

 

          Don Juan Pablo Matheu[30], sobre diez aranzadas y 357 y ½ estadales de viña en Pago de Cuadradillo, censo de 675 reales cada año a la fábrica parroquial por la Memoria Eclesiástica de Juan Gragela. Adeudaba 29 años.

 

Número 84

 

          El Excmo Sr. Marqués de Villafranca, antes Don Antonio Nuevo, don José Lacave y don Manuel Pazos, sobre casa en Calle Carmen Viejo nº 202 antiguo, sin constar su número moderno, censo de 903 reales 18 céntimos cada año a favor de la capellanía vacante de Antonio Luis Labiosa y que antiguamente la cobraba el Estado, pero que hace muchos años no lo recauda nadie.

 

Número 85

 

          Don José Aldama, sobre casa en Banda de la Playa nº 51, censo de 248 reales 17 céntimos cada año a la capellanía vacante de Juan Ramos Martín, fundada en 1581 en la parroquial.

 

Número 86

 

          El mismo Señor, sobre casa en Calle Santa Ana nº 12 de 496 reales 36 céntimos cada año a la misma Fundación del anterior.

 

Número 87

 

          Don Manuel Jiménez, sobre casa en Calle Ganados nº 17, censo de 201 reales cada año a la capellanía vacante de Sebastián López Murillo. Adeudaba 4 años a 3 de marzo de 1898.

 

Número 88

 

          Don Francisco de Paula Pozos[31], sobre casa en Calle de Santa Ana nº 7, censo de 387 reales 45 céntimos cada año a la fábrica parroquial por la Fundación de José Mora, creada por su viuda Manuela Mori en 1764. Adeudaba 4 años a 28 de enero de 1898.

 

Número 89

 

          Herederos de don Antonio Chulián, sobre casa en Calle de la Plata nº 26, censo de 200 reales cada año a la fábrica parroquial por la Memoria y Capellanía vacante de Isabel Márquez. Adeudaba  4 años a 1 de noviembre de 1898.

 

Número 90

 

          Don José Baltar Gutiérrez, hoy herederos, sobre casa en Calle Santo Domingo nº 19, censo de 216 reales cada año a la capellanía vacante[32] de Andrés Vega Magaña. Adeudaba 6 años a 1 de octubre de 1898.

 

Número 91

 

          Doña Pilar Nueros[33], sobre tierras en Burujena en Olivares, censo de 450 reales cada año a la fábrica parroquial por la Memoria de Lorenzo Martínez[34]. Adeudaba 2 años a San Juan de 1898.

 

Número 92

 

          Doña Dolores Sáenz, sobre casa en Calle San Agustín nº 19, censo de 250 reales cada año a la fábrica parroquial por la Fundación de Diego Venegas[35]. Adeudaba 5 años a 1 de septiembre de 1898.

 

Número 93

 

          Don Francisco Pérez Rodríguez, sobre casa en la Calle Alcoba nº 26, censo de 330 reales cada año a la fábrica parroquial por la capellanía vacante de Inés Robles Sandoval. Adeudaba 9 años a 1 de septiembre de 1898.

 

Número 94

 

          Don Manuel Lucio Argüeso[36], sobre viña en Burujena, término de Jerez, censo de 300 reales cada año a la misma fundación que el anterior. Adeudaba 8 años a San Juan 1898.

 

Número 95

 

          Doña Mercedes Equino, mujer de don Rafael López Rodríguez, sobre casa en Calle San Francisco 6, censo de 287 reales 42 céntimos a la fábrica parroquial por la Fundación vacante de Marina Arias. Adeudaba 14 años a San Juan de 1898.

 

Número 96

 

          Don José Castillo Jiménez[37], hoy viuda de don José Díaz, sobre bodega en Calle Torno de Madre de Dios, censo de 2.372 reales 49 céntimos de réditos cada año a la fábrica parroquial por la Memoria Eclesiástica “de sangre” de Juan José Arizón. Adeudaba 12 años a 1 de diciembre de 1898.

 

Número 97

 

          Don Cipriano Terán Carrera[38], sobre casa en Calle de los Gitanos censo de 455 reales cada año a la capellanía vacante de Francisco Aguilar, presbítero. Adeuda 9 años a 1 de diciembre de 1898.

 

Número 98

 

          Don Manuel Rodríguez Ramos, hoy Don Manuel Lozano, sobre casa en Calle Cristo de las Aguas nº 4, censo de 372 reales cada año a la capellanía vacante de Juan Quintanilla. Adeudaba 8 años a 1 de abril de 1898.

 

Número 99

 

          Don Manuel Bayo[39], sobre huerta llamada de la Zapatera, censo de 1.825 reales cada año a la capellanía vacante de Ángela Salcedo. Adeudaba 8 años a fin de diciembre de 1898.

 

Número 100

 

          Don Juan Rebollo Odero, sobre casa en Calle Regina nº 17, censo de 363 reales cada año a la fábrica parroquial por la fundación de Pedro Méndez Sotomayor. Adeudaba 8 años a 31 de agosto de 1898.

 

Número 101

 

          Don Francisco Valiente, sobre casa en la Plaza del Cabildo, censo de 231 reales annuos a la misma capellanía de Pedro Méndez Sotomayor. Adeudaba 3 años a 1 de septiembre de 1898.

 

Número 102

 

          Don Juan Martínez por Don Manuel Carrillo, sobre los bienes del vínculo de Diego Pulecio Monteagudo[40], censo de 550 reales cada año a la fábrica parroquial por la capellanía vacante de Diego Pulecio. Adeuda 22 años a 1 de septiembre de 1898.

 

Número 103

 

          Don Miguel Micheli, sobre 14 aranzadas de viñas al sitio de la Jara, censo de 500 reales cada año a la capellanía vacante de Antonio Matos de Abreu[41]. Esta finca la compró don Eduardo Undit con el cargo de pagar dicho censo por escritura de 2 de julio de 1861 y se tomó razón en la Contaduría de Hipoteca en 6 del mismo mes y año. Adeudaba 28 años.

 

Número 104

 

          Don Francisco Rubio Contreras, vicario eclesiástico de la ciudad y sutérmino, sobre casa en calle San Francisco el Viejo nº 11, censo de 570 reales cada año a la fábrica parroquial por la memoria y capellanía vacante de Diego Sánchez Meneces. Adeudaba 20 años a 19 de septiembre de 1898.

 

Número 105

 

          El dueño que hoy sea de la hacienda nombrada Quinta de la Paz, sobre dicha finca, censo de 597 reales 22 céntimos de réditos annuos al Convento de Sancti Spiritus por la fundación de Alonso Costaleo. Adeudaba 29 años y 2/3.

 

Número 106

 

          Don José Pampín Morey[42], sobre casa en Calle de la Bolsa 14, censo de 1.495 reales 27 céntimos de réditos cada año a la fábrica parroquial por la memoria y capellanía vacante de Salvador Concha. Adeudaba 22 años a 23 de octubre de 1898.

 

Número 107

 

          Don Tomás Villarreal sobre casa en Calle Nueva de la Bolsa nº 88, censo de 213 reales cada año al templo de San Nicolás. Adeudaba 29 años.

 

Número 108

 

          Doña María Castillo Sierra, sobre casa en la Calle del Ángel, censo de 213 reales 39 céntimos annuos al dicho templo de San Nicolás, cuyo censo reconoció la Doña María Castillo por escritura ante Nicolás Iglesias, notario, en mayo de 1854 y se tomó razón en 26 del propio mes y año.

 

Número 109

 

          Don Antonio Ramos Maceas, presbítero, sobre 8 y ¼ aranzadas de viña y arboleda en la Jara, censo de 252 reales cada año a la capellanía vacante Sebastián Vargas Machuca. Adeudaba 12 años a 30 de noviembre de 1898.

 

Número 110

 

          Herederos de Don Eduardo Hidalgo, sobre viña en el Cuadrado, censo de 165 reales cada año a la capellanía vacante de Sebastián Medina. Adeudaba 5 años a 1 de diciembre de 1898.

 

Número 111

 

          Don Manuel Pampín[43], sobre casa en Calle Santa Ana nº 5, censo de 152 reales 50 céntimos cada año a la capellanía vacante de José Mesa. Adeudaba 4 años a 1 de febrero de 1898.

 

Número 112

 

          Don José Cabral, sobre 8 aranzadas y 59 y ½ estadales de viña en Cañada del Trillo, censo de 108 reales 96 céntimos cada año a la fábrica parroquial por la fundación de Pedro Hoyos. Adeudaba 5 años a Navidad de 1898.

 

Número 113

 

          Doña Candelaria Ramos Montaño, sobre casa en Calle San Juan nº 12, censo de 125 reales 42 céntimos annuos a la capellanía vacante de Pedro López Herrera, comerciante naviero por 1786. Adeudaba 12 años a 1 de marzo de 1898.

 

Número 114

 

          Doña Concepción Selma Pérez, sobre casa en Calle Alcoba nº 15, censo de 131 reales 4 céntimos cada año a la capellanía vacante de Francisco Núñez del Castillo[44]. Adeudaba 4 años a 1 de marzo de 1898.

 

Número 115

 

          Don Antonio Pujasón, sobre casa en Calle Misericordia nº 12, censo de 93 reales 22 céntimos annuos a la capellanía vacante de Gregorio Ortiz. Adeudaba 3 años a 1 de marzo de 1898.

 

Número 116

 

          Doña María de la Paz Selma, sobre casa en Calle de la Alcoba nº 15, censo de 91 reales 84 céntimos cada año a la fábrica parroquial por la fundación de Rodrigo Ruiz[45]. Adeudaba 4 años a 1 de marzo de 1898.

 

Número 117

 

          Doña Dolores García Gómez, sobre casa en Calle San Francisco el Viejo nº 35, censo de 99 reales cada año a la capellanía vacante de Juan Robles. Adeudaba 14 años a 1 de junio de 1898.

 

Número 118

 

          Don Eduardo Migueli Botini[46], sobre casa en Calle Alcoba 6, censo de 151 reales 50 céntimos cada año a la capellanía vacante de Isabel Gran.        Adeudaba 3 años a 1 de diciembre de 1898.

 

Número 119

 

          Don José Romero León[47], sobre 4 y ½ aranzadas de viña en Miraflores, censo de 176 reales cada año a la fábrica parroquial por la fundación de Juan Aguilar. Adeudaba 8 años a 1 de diciembre de 1898.

 

Número 120

 

          Don José Torre García, sobre viña en Algarrobo, censo de 142 reales cada año a la misma fundación anterior. Adeudaba 8 años a 1 de diciembre de 1898.

 

Número 121

 

          Doña Dolores García Sánchez y otros, sobre viña en Algarrobo, censo de 174 reales 83 céntimos annuos a dicha fundación.           Adeudaba 8 años a 1 de diciembre de 1898.

 

Número 122

 

          Don Enrique Rodríguez, sobre casa en Cristo de las Aguas, censo de 164 reales 27 céntimos cada año a la capellanía vacante de Juan Salvador Quintanilla[48]. Adeudaba 8 años a 1 de diciembre de 1898.

 

Número 123

 

          Doña Margarita Fernández, sobre casa en Calle del Chorrillo, censo de 90 reales cada año a la fábrica parroquial por la fundación del anterior. Adeudaba 8 años a 1 de diciembre de 1898.

 

Número 124

 

          Don Tomás Fernández, sobre casa en Calle Abades 6, censo de 99 reales cada año a la capellanía vacante de Martín de Osuna[49]. Adeudaba 3 años a 2 de mayo de 1898.

 

Número 125

 

          Doña Josefa Díaz Camuña, sobre cuatro aranzadas de tierra en la Jara, censo de 90 reales cada año a la misma fundación del anterior. Adeudaba 8 años a 1 de octubre de 1898.

 

Relación de fincas existentes en Sanlúcar de Barrameda y propiedad de la Iglesia

 

Nº 1.- 120 aranzadas de tierra procedente del Convento de Espíritu Santo, que fueron arrendadas hace muchos años por el administrador subalterno de Propiedades de Sanlúcar, sin que me conste[50] a favor de quien se hizo el arrendamiento, cuyas tierras están situadas entre el Cortijo llamado de la Fuente y sus colindantes.

 

Nº 2.- La cuarta parte de la casa en Calle de la Plata nº 46 de doña Josefa Cambas y don Pedro Aldama pertenece a la capellanía vacante que fundó Joaquín Rodríguez Bandentrille. Doña Rosario y doña Dolores Respaldisa, al vender la casa de la Calle de la Plata, se obligaron a constituir el capital del valor de la cuarta parte sobre otras casas que poseían en la Plazuela de San Francisco, esquina a la del Ángel. Debe reclamarse a los poseedores de la casa la cuarta parte de la renta.

 

Nº 3.- Diez aranzadas de viña en la Atalaya Chica, propias de la capellanía vacante de Salvador de la Concha[51].

 

Nº 4.- Casa en Calle de la Bolsa, propia de la misma capellanía de Salvador de la Concha.

 

Nº 5.- Una viña, sin poder precisar su número de aranzadas, en el Pago del Cuadradillo, que linda por dos cientos con la de diez aranzadas y 35 y ½ estadales de don Juan Pablo Matheu. La viña pertenece a la fábrica parroquial por la capellanía vacante de Sebastián Tejada, esposo de Catalina Yáñez.

 

 

 

 

 

 

 



[1]  Archivo Parroquial de Nuestra Señora de la O.

[2]  El 20de febrero de 1914 falleció, soltero y con 82 años,  en esta casa José María Matheu Zarazaga, que había sido concejal síndico administrativo de 1902 a 1910. Fue hijo de Juan Pablo Matheu y Ángeles Zarazaga (Cfr. Archivo Parroquial de Nuestra Señora de la O, libro 57 de Defunciones, p. 222v). En dicha casa también vivió el popular cura Merino, por lo que la casa fue conocida por la “casa del cura Merino).

[3]  Licenciado. Fue escribano real y receptor de la santa bula. (Cfr. Archivo Diocesano de Asidonia Jerez, Fondos Hispalenses, Testamentos, caja 330, legajo 3. También había fundado dos capellanía en San Francisco: una que rentaba al año 16 reales de tributo, con la obligación de tenerse que celebrar siete misas; y otra de 22 tributos de 1.973 reales y 17 maravedíes, con la obligación de 161 misas.

[4]  Fue notario eclesiástico con el arcipreste Francisco Rubio Contreras. Desempeñó los cargos de capellán del convento de Regina. En septiembre de 1896 el secretario capitular certificó que, en la relación de riquezas aparecían inscritas a nombre de Arocha tierras en el Pago de Majadilla, una casa en Almonte 2 y 4 y otra casa en Gutiérrez Agüera 33. Miembro de la Hermandad de San Pedro y Pan de Pobres.

[5]  Había sido clérigo de menores órdenes. Aparece pleiteando en 1977 con otro opositor a la capellanía que Fernando de Vera había fundado en la Iglesia Mayor Prioral  (cfr. Archivo diocesano de Asidonia Jerez: Fondos Hispalenses, caja 3054- 32, documento 227, 4). Fue propietario de varias capellanías.

[6] Fundador de una “capellanía de sangre” para que disfrutasen de ella sus sucesores.

[7] Fallecería en esta casa el padre del músico solista Francisco Benítez Márquez, Francisco Benítez González, en diciembre de 1927.

[8]  Esposa de Joaquín Rodríguez y madre de Benito Rodríguez Lacave, esposo de Concepción Rodríguez Terán, quien residió en Calle Francisco de Paula 5.

[9]  Sobre sus bienes y los de su marido, Fernando Colante, había fundado una Memoria en la fiesta del Patrocinio del Señor San José. Recaería sobre los jesuitas.

[10]  Fallecería en esta casa en 1925 Dolores López González, madre del buzo de la playa en las estaciones veraniegas Ricardo Guisado López

[11]  Concejal del Ayuntamiento sanluqueño por 1878. José pertenecía al gremio de los  propietarios y estuvo avecindado en la Calle González Hontoria.

[12]  Era vecino de Sevilla y poseía un solar en el sanluqueño barrio de La Balsa por julio de 1567, concedido por el Cabildo sanluqueño, con la condición de que dejase espacio para una calle con la longitud y anchura adecuadas. Fue alto servidor de la Casa Ducal de Medinasidonia, siendo paje del duque Alonso IV (1568), gentilhombre de la Casa y alcaide de la villa de Conil de 1582 a 1627, año de su fallecimiento.

[13]  Alcalde ordinario de la ciudad por 1529. Con anterioridad había ejercido el cargo de alguacil mayor

[14]  Almacenista de vinos y uno de los mayores contribuyentes de la ciudad. Elegido regidor, rechazó al cargo a fines de 1862, rechazó el mismo. En septiembre de 1868 presidiría un ayuntamiento provisional hasta que fue designado Eduardo Verjano.

[15]  Madre de Cayetano Ñudi Díaz de la Concha.

[16]  También poseía bodegas en las calles Ancha, Cruces y Bolsa. La firma había sido premiada en las Exposiciones de Madrid, Viena, Filadelfia y París.

[17]  Expresión latina, “al año”.

[18]  Concejal en distintas ocasiones en el periodo 1872 a 1884.

[19]  En enero de 1573 fue uno del grupo de vecinos que presentaron una petición al Cabildo en la que se quejaba de los fraudes que se venían efectuando en la venta del vino, lo que dañaba a muchos vecinos. El asunto pasó a una comisión para su estudio.

[20]  Conde de Aldama y Marqués de Ayala (1850-1901). Excelente comerciante de reconocida popularidad, poseedor de los vinos más antiguos de la ciudad. Le sucedería Antonio Aldama Mendívil (1867-1930).

[21]  Fue padre mayor perpetuo de la Cofradía de los Navegantes o Mareantes y fundador de la Cofradía de San Nicolás de Bari.

[22]  Yerno de Joaquín Díaz de Rábago y Pérez de la Fuente, ambos montañeses. Perteneció a los asociados contribuyentes por 1870. A su fallecimiento sólo dejó un hijo varón, Rafael Terán Díaz de Rábago (1853-1890).

[23]  Miembro de los contribuyentes que componían la Junta Pericial de la ciudad por noviembre de 1878. Propietario.

[24]  Falleció ya viuda el 3 de septiembre de 1930, a los 76 años de edad, en Trasbolsa 2, a causa de hemorragia cerebral, según certificó el doctor Carlos Marco.

[25]  Viuda de José Matheos. Falleció en Carmen 32 el 29 de septiembre de 1900, a los 78 años de edad después de haber testado ante el notario José Luis Fernández Terán.

[26] Fue capellán de esta José María Fariñas, de quien pasaría en octubre de 1835 a Pablo Anza, por aquel entonces vecino de Sevilla y estudiante en dicha capital, para que con sus rentas pudiera ordenarse sacerdote.

[27]  Fue viuda de Manjón y madre de seis hijos: Eduarda, Regla, Juan, María, Leona y Pedro.

[28]  Esta era capellanía “de sangre”, es decir, que fue creada para que la disfrutasen los descendientes de la fundadora.

[29]  Presbítero. Hijo de Diego Rodríguez Carrillo, vecino de la ciudad de Moguer. Había fundado un Patronato de legos de 110 ducados de renta sobre las casas de su morada y accesorias en su Huerto de San Juan en la plazuela del mismo nombre.

[30]  Fue gobernador de la ciudad sanluqueña en el primer tercio del siglo XIX. Perteneció en 1868 la junta revolucionaria interina que se constituyó en la ciudad.

[31]  A fines de 1862 poseía un navazo en la Banda de la Playa frente a la Calle de las Cruces. Por 1870 era miembro del Cabildo Municipal.

[32]  Había sido fundada en el Convento de San Francisco El Nuevo.

[33]  Fue socia protectora de la Junta Local de la Sociedad Española de Salvamento de Náufragos. De la que era presidente por 1880 Tomás Solanich Fuster.

[34]  La capellanía había sido fundada en 1724 en la iglesia mayor parroquial.

[35]  Licenciado. Fue escribano real y receptor de la santa bula.

[36]  Natural de Burgos (1832-1893). Sobrino de León Argüeso, como hijo de su hermana María.

[37]  Fue miembro del Cabildo a fines del XIX y miembro de la Comisión de Hacienda.

[38]  Miembro del Cabildo por 1840 y encargado de la Comisión de Cárcel.

[39]  Natural de El Puerto de Santa María y capitular por 1885 en Sanlúcar de Barrameda.

[40]  Escribano del contrabando de la ciudad a principios del siglo XVIII, por Real Título de Su Majestad. Esposo de Francisca Petronila Moreno de Prado, hija del regidor Moreno de Prado,

[41]  Teniente de fragata y piloto de la Real Armada. Por 1764 era esposo de Eusebia Tarelo.

[42]  Letrado. Fue miembro de la junta de Vocales Asociados en 1883. Esposo de Josefa Castillo Ulrich. Padres de José Pampín Castillo.

[43]  Miembro de segunda categoría de los asociados contribuyentes de la ciudad

[44]  Ayo del duque don Gaspar a mediados del XVII. Fue presbítero y arcediano de la Catedral de Sigüenza.

[45]  Clérigo de menores por 1699. Llegó a ser el cura más antiguo de la parroquial. Vivió junto a la actual Calle del Muro.

[46]  Padre de Santiago Migueli Lagomazzini y esposo de Francisca Lagomazzini Mariscal.

[47]  Miembro de la Junta de Vocales Asociados de la ciudad.

[48]  Fue alférez y procurador de causas de la ciudad por 1701.

[49]  Licenciado y colector y mayordomo de la iglesia mayor parroquial por 1642.

[50]  De estas palabras puede deducirse el estado de desinterés con el que los clérigos conservaban y miraban por las propiedades que en su día habían sido entregadas, a través de testamentos u obras pías, para su administración por la misma.

[51]  Por 1747 fundó dos capellanías; una, en el altar de san Cayetano de la Merced; otra, en el altar de santa Teresa de la Iglesia del Carmen. También fundó una tercera en la iglesia mayor parroquial.


Desde el 1 hasta el 1 de un total de 1
1