Colaboraciones ...

  Presentación del Tomo 7 de Historia Social de Sanlúcar de Barrameda I

 

Buenas noches a todos y gracias por venir, por estar y por querer estar.      

         Esta noche somos tres los que hemos venido a presentar un nuevo volumen de la búsqueda de nuestro pasado que está escribiendo Narciso Climent Buzón.      

         Somos tres. Un trío. Pero no somos los tres mosqueteros, ni tampoco los tres tenores. No podemos ser la Tríada Capitolina, ni, desde luego, parecemos las Tres Gracias. Sólo somos tres discípulos de Narciso, tres amigos suyos. Venimos a dar la bienvenida a su nuevo trabajo sobre Sanlúcar, que no es un libro, ni dos, ni tres, porque son siete los que ya alumbran nuestra historia.

         Y pese a no ser ninguno de esos tríos famosos, ni siquiera el de los tres alpinos que venían de la guerra, ría, ría cataplán, sí que hemos querido estar hoy aquí para ser testigos de esta su ya septenaria guerra contra el olvido de nuestra historia como pueblo y como parte de este país.

         Este tomo, que recorre los años que van de 1900 a 1923 comienza y acaba en un tiempo de guerras que se pierde allá fuera, en Cuba y Marruecos. Y el siguiente, el que será el octavo, también tendrá que hablar de otra guerra, de esa cuyas malas razones ya se arrastraban por los veinte años de los que nos habla este libro, de la peor guerra, de la más española de todas… Pero esas, hoy y aquí, no son nuestras guerras… La guerra de Narciso es otra, es una guerra llena de palabras y vacía de todo lo demás que encierra y mata la palabra guerra. Y somos tres los que queremos ayudarle hoy a presentar batalla, a seguir al caballero Narciso en el rescate de nuestra memoria colectiva como ciudad.

         Hemos venido a ofrecerle palabras de ánimo y agradecimiento en ese empeño. Traemos palabras para él, sobre él, con él. Como alumnos, como amigos suyos y orgullosos de serlo. En mi caso, además, he querido traerle algo más que palabras. Una imagen, una estampa, una parte de mi manera de expresar que quiero que se quede suya y también de todos los que estamos aquí esta noche.

         En nuestro último año de Instituto, siendo Narciso nuestro profesor de literatura, hubo un libro que nos marcó mucho a los que hoy tomamos la palabra, a cada uno de una manera. Narciso nos contó muchas cosas a la lumbre de aquel libro. Desde aquel libro nos hizo asomarnos a la desazón y al extrañamiento con los que en Europa y en España se estaba viviendo el final del siglo XIX y el comienzo del XX. Aquel libro se publicó en 1911, pertenece a ese mismo tiempo del que habla el volumen que hoy estamos presentando. Era El Árbol de la ciencia de Pío Baroja. Narciso nos enseñó a pensar mucho con este libro. Y a crecer hablando, pensando y escribiendo sobre muchos libros más.

         Yo he querido traer aquí un poco de todas aquellas enseñanzas y mostrarlas crecidas y entrelazadas, bajo la forma de un árbol. Este árbol es mi manera, Narciso, de mostrarte respeto y presentar con respeto el fruto de tu trabajo, de ese árbol tuyo al que no dejan de salirle ramas.

         Árbol eres, árbol es. El que conoce el riesgo de todo conocimiento, el que sabe temerlo, pero no renuncia, no se conforma quedándose rodeado de grisura. El que sabe que en la ciencia hay mucho del bien. Y que no es la ciencia la que porta el mal.

         Raíces blancas, porque blanca es la intención y blanco todo lo que es principio. Tronco y ramas plateando, queriendo platear, porque la luz del conocimiento no deja de ser incierta… aunque la arrope el rojo oscuro del esfuerzo, de lo intenso, de lo que duele hacer brotar.

         Hoy, muestro y entrego mi manera de entender el esfuerzo de Narciso por contar la historia de nuestro pueblo. Y quiero, queremos, que esta imagen eche raíces entre las páginas de este libro suyo que hoy saludamos. Que quede plantado junto a Narciso, ese inmenso árbol… ¿he dicho inmenso?..., ese buen árbol de la ciencia, ese intachable árbol de frases comprometidas que sigue escribiendo hojas y hojas llenas de viva savia y de palabras sabias.

         Esta obra se inspira en lo que Narciso me dice a través de sus libros y lo que dicen de él sus libros, también este libro al que estamos dando la bienvenida y sobre el que Federico y Manuel, Fede y Manolo, toman ahora la palabra.

         Muchas gracias.

 

         Koy, Sanlúcar de Barrameda. Un día cualquiera de 2013.


12/11/2013
Autor: GARIKOITZ CUEVAS ABELEDO

Desde el 1 hasta el 1 de un total de 1
1