Colaboraciones ...

  Presentación del Tomo 7 de Historia Social de Sanlúcar de Barrameda II

 

HISTORIA SOCIAL DE SANLÚCAR DE BARRAMEDA

En busca de nuestro pasado.

 

Del conformismo a la España como problema (1900-1923).

 

 

Buenas noches a todas y todos los amigos de la Historia y de nuestra ciudad de Sanlúcar.

 

Quiero agradecer y mucho a la Asociación Sanluqueña de Encuentros con la Historia y el Arte, ASEHA, a todas las entidades y personas que colaboran con este acto y a Narciso Climent, el que hayan contado conmigo para esta presentación que, más que presentación, siento como una celebración. Porque si hay algo en lo que seguramente estamos ahora mismo de acuerdo es en que vinimos aquí para celebrarlo. De hecho, el que nos hayamos reunido alrededor de la obra de Narciso tantos amigos, familiares, admiradores y gente buena es ya una razón más que suficiente para sentirnos así.

 

Claro que sí, son muchos los motivos por los que celebrar este nuevo paso del historiador Narciso En busca de nuestro pasado. Esta obra es como un árbol cargado de ciencia y de conciencia al que ya le han salido siete tomos. Y siete son también las razones por las que alegrarse de que al árbol le haya crecido esta séptima rama.

 

El primero es que estemos dando la bienvenida a un LIBRO, a todo un señor libro de ochocientas páginas. Y de hacerlo frente a la dictadura de lo audiovisual, pese a la estrecha vigilancia de las pantallas táctiles, contra la potente moda de twitter y sus ciento cuarenta caracteres y resistiéndonos al whatsapp, a su hambre de vocales y a su empeño en trasegar dibujitos en vez de palabras. Estamos ante un libro. Un objeto físico, muy físico, con tapa dura y cientos de hojas, pero también con alma. Cuerpo y alma que debemos a la entrega del historiante que lo ha parido, al amor al arte de la asociación que lo ha editado y a la responsabilidad social de quienes, con ASEHA, han patrocinado su publicación.

 

Un segundo motivo es que el libro no sea sólo una simple lectura pasatiempo. No estamos ante una novela policíaca, tampoco con uno de esos best seller de vampiros jóvenes que ponen caidita de ojos cada crepúsculo, ni, por supuesto, frente a páginas con más de morbo que de sexo entre pijos de ciudad con cincuenta sombras colgando.

 

Se trata de un libro de HISTORIA, un libro dedicado a la historia con mayúsculas que Narciso lleva contándonos un buen puñado de años. Salió al encuentro de nuestro pasado y nunca pensó, como hiciera Marcel Proust, que fuera en busca del tiempo perdido. Él sabía que estaba ahí, en este o aquel archivo, bajo uno u otro de esos registros parroquiales, dentro de algún libro de actas. Y desde luego que no, no lo está dando por perdido. Ni su tiempo, desde el que escribe con pasión, ni el nuestro, al que le está regalando memoria.

 

En tercer lugar, esta Historia es la NUESTRA, la de SANLÚCAR, el lugar donde muchos somos o vivimos. El pueblo al que el autor quiere tanto y para el que sigue dando tanto... Hasta que casi no le quede ayer por alumbrar, hasta que no haya calle, cuesta o callejón del presente de los que no conozcamos su pasado. Hasta que casi todos sus ensueños los haya trocado en novelas, cuentos o poemas.

 

El motivo número cuatro es que no se trate de un libro de historia a secas, sino de una HISTORIA SOCIAL o, si se prefiere, de una obra tan social como histórica. De una historia de la gente, de todo tipo de gente, con más o menos recursos o poder, con toda ella de protagonista. Que se trate de un libro sobre la sociedad sanluqueña. Que cuente cómo nos hemos gobernado, cómo hemos protestado y nos hemos enfrentado, cómo rezábamos y con quién. Que nos enseñe cómo nos educaban y que hable de los que quisieron educar mejor a los que tenían menos... Cómo unos, los más, sufrían mientras otros, los pocos, se divertían.

 

Para alguien que ahora enseña Sociología a quienes si acaso tienen un año más de los que yo tenía cuando él me enseñó a mí, la intención de Narciso tras palabra SOCIAL me trae a la boca palabras como agradecimiento por la vocación insinuada entonces, motivación por lo que ahora hago como profesor, compromiso y ganas de ser ciudadano.

 

Esta Historia Social es una obra que enseña a ver y a vernos. A mirarnos de frente mirando atrás y a la vez alrededor. Nos contemplamos con ella a ras de pueblo... Nos hace sentirnos por encima de los que nos mandaron mal, pero por debajo de los que lucharon por cambiar las cosas.

 

La quinta razón para alegrarnos por la llegada de este libro es que trata sobre las DOS PRIMERAS DÉCADAS DEL SIGLO XX, el siglo en el que todos los que estamos aquí nacimos, el más brillante y también el más terrible de los que lleva cumplidos este mundo.

 

El libro arranca frente a ese paisaje, ese tronco que muere, como titula el autor, que es España al finalizar el siglo XIX, un país que acaba de perder mucho más que lo poco que le quedaba más allá de sus fronteras. Del que unos ya empiezan a renegar y con el que otros quieren quedarse.

Y nos habla de una Sanlúcar dejada caer, con mucho conformista suelto, gobernada por un sistema político poco legítimo, prisionera, como dice el escribidor, de intereses bastardos. La ciudad malvive a su país, a esa España que en este periodo ya tiene, ya es, un problema. Un país al que unos querrán salvar sometiéndolo al dictado y otros querrán desatar de la injusticia que provocarán los que dicten. Es en los comienzos del Siglo XX, el siglo por el momento más nuestro, donde más sentido tiene dejarnos guiar por Narciso a través de aquella Sanlúcar.

 

Porque el sexto motivo por el que celebrar esta HISTORIA es por LA MANERA EN QUE ESTÁ CONTADA. De esa forma tan minuciosa, tan comprometida con el detalle, con no dejar de mostrar nada de lo descubierto, ni nombre, ni coplilla, ni panfleto. Cualquier arreglo de fuente pública, todas las huelgas. Cada rifirrafe entre ayuntamiento y capellán, sobre todo si peligra la salida en procesión de la patrona. Lo que pasa si estás en 1915, eres concejal viejo, te asalta de repente un apretón de los malos, te alivias en plena calle, pero te ve un municipal…. ¡Y se entera toda Sanlúcar!

 

No hay fecha, lista o filiación que no quede registrada. A veces, el lector se sorprende con esa minuciosidad y hasta choca con ella. El autor insiste en recogerlo casi todo, en contarlo casi todo. Aún así, asume el riesgo de perder el equilibrio al detallar mucho unas cosas y no tanto otras. Todo lo que encuentra lo muestra. Es exhaustivo y, por eso, la lectura de este y de otros volúmenes a veces abruma por su cantidad de detalles. Pero, cuando al lector le asalte esa sensación, le recomiendo que haga como cuando se mira un cuadro de estilo puntillista, pintado a base de puntos de colores puros en vez de mezclados y a pinceladas largas sobre la tela. Que tome distancia del lienzo, que descubra así las formas y colores que brotan del conjunto. Que el puntillismo de Narciso no nos distraiga de la grandeza de lo que acaban formando tantos detalles juntos. Separándonos sólo un poco de esas puntadas de pincel contemplaremos el cuadro con todos sus volúmenes, luces y sombras.

 

Y el séptimo, el último motivo por el que disfrutar con la llegada de este libro es el más importante, LA PERSONA QUE LO HA ESCRITO, por Narciso Climent Buzón. Porque para los tres que hoy tomamos la palabra él ha sido y es tantas cosas...

 

Celebrar a Narciso es ser conscientes de que, entre lo mucho que nos ha enseñado, está el amar y celebrar la vida misma. Con Narciso recuerdo haber tomado nuestras primeras copas cuando no se llamaban copas sino cubatas. Haber pensado por primera vez y en serio en lo que sería la vida después del Instituto, haber aprendido a querer a las letras y a crecer con ellas. Con él nos hemos reído y nos hemos retado a reírnos de nosotros mismos. Con él aprendimos a celebrar lo humano. Sí, gracias a Dios, todo lo humano. 

 

Son como veis muchas las razones por las que celebrar este nuevo libro de Narciso en busca del árbol de la ciencia y de la conciencia. Las resumo y con eso acabo.

 

Estamos ante un libro frondoso en una era que parece dar la espalda a la letra impresa. Un libro de Historia cuando todo parece empeñarse en que perdamos la memoria y olvidemos lo mucho que han costado algunas cosas. Una Historia que habla de quienes muchas veces quedan fuera de los libros de Historia. Y escrita de forma minuciosa, comprometida, que nos enseña a mirarnos de cerca y, por eso, a distancia del espejo siempre engañoso de lo oficial.

 

Gracias a ASEHA por editarlo, Gracias a todos por venir a saludarlo. Y gracias Narciso por ser historiador además de muchas más cosas. Gracias por hacer SOCIAL la Historia de nuestro pueblo. Gracias por escribirla y vivirla como lo estás haciendo, ESCRIVIVIÉNDOLA.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Fede,                                               

Sanlúcar de Barrameda,

 

Un día cualquiera de 2013.


18/11/2013
Autor: FEDERICO POZO CUEVAS

Desde el 1 hasta el 1 de un total de 1
1