Colaboraciones ...

  VARIACIONES EN LAS EMPRESAS VITIVINÍCOLAS SANLUQUEÑAS DESDE P. DEL SIGLO XX

 

 

La superficie dedicada a viñas, actualmente, en nuestro término es de 2467 Ha, equivalentes a 5192 aranzadas, lo que supone, respecto a la totalidad de la Zona de Producción de la Denominación de Origen, un 10,49% con una producción de 80 Hl/Ha darán 38.472 botas.

            La extensión media por propietario es de 0,8732 Ha ó 1,83 aranzadas de Sanlúcar cuando en Jerez  la extensión media es de 12,90 Ha ó 28,8 aranzadas de Jerez.

            Como todos los terrenos, aptos para el cultivo de la vid de nuestro término estaban plantados, los viticultores sanluqueños se establecieron, con más grandes extensiones, en los términos de Jerez y Puerto de Santa María; introduciendo el cambio del Palomino de Jerez por la LISTÁN, que es la que actualmente se conoce por PALOMINO FINA.

            En nuestra ciudad existen tres cooperativas para elaboración de mostos que agrupan a la mayoría de los viticultores.

            La capacidad de las bodegas establecidas en Sanlúcar es de unas 180.000 botas para la de crianza, según datos de 1980, que en los últimos años han debido variar por las ampliaciones.

            La cuantía de los mostos elaborados de los años 1930 al 1950 iba de 16.000 botas a 22.000. Estas cifras dan una idea del avance que se ha experimentado, pues hay varias firmas actualmente que, individualmente rebasan las producciones iniciales.

            Elaboradores de mostos, hay censados 59 lagares de producción. Los Criadores de Vinos son 41 de los cuales 26 son almacenistas y 15 exportadores.

            En 1903 había 129 titulares de bodegas que tenían asentadas 73.033 botas, mientras que en 1810 había 28.500 en total.

            A principios del siglo XX la firma más importante de Sanlúcar, de las existentes en la actualidad era la de la Viuda de E. Hidalgo que tenía 3.320 soleras, después de haber separado sus hijos 3.841, por lo que antes de fallecer don Eduardo tenían 7.161. A continuación la viuda de don Juan de Argüeso con 2.926. Después le seguía don José Delgado y Zuleta con 1.800 más 640 de su hermano Carlos son 2.440; don Manuel de Argüeso con 1.885 y don Benito Rodríguez La-Cave con 1.641, Antonio Barbadillo con 1.384 y con tres personas en bodega, Antonio Pérez Megía con 700 y Rainera Pérez-Marín con 546, e hijos de Vicente Romero con 907, que se separaron quedando la tercera parte en Pedro Romero con 300 soleras. Las demás empresas que figuraban en la relación no existen en la actualidad, siendo la de más existencias Carlos Otaolaurruchi con 8.000 soleras.

            En 1936 las botas asentadas eran: 62.726, 64.996 en 1940, y 63.544 en 1950. Las variaciones en empresas vinateras van desde las 129 de principios de siglo a 60 en 1923, 55 en 1931 y a las 41 actuales.

            La existencia de vinos en crianza bate el récord en agosto de 1988 con 153.237 botas, de las cuales son de los Exportadores 123.474 y 29.763 de los Almacenistas.

            Las ventas realizadas por los exportadores sanluqueños  en 1987/1988 han sido para el exterior: 18.530 botas y para el mercado interior 6.377 botas.

            Entre bodegas ha habido el siguiente movimiento: Ventas: 29.986 botas. Compras: 16.746 botas.

            La producción de las bodegas establecidas en Sanlúcar, según existencias y cálculos de la producción de almacenado es de 38.310 botas por lo que lo puesto en el mercado es:

·      Exportación: 18.530 botas.

·      Mercado interior: 6.377 botas.

·      A otras bodegas del Marco de Jerez: 13.240 botas

·      38.147 en Total.

De lo que se deduce, que las bodegas sanluqueñas todavía, dependen en gran proporción de sus ventas a los exportadores del Marco, pese al gran esfuerzo que, con éxito, se está realizando tanto en el mercado nacional como en el exterior.

La proporción de Antonio Barbadillo, S.A en estas ventas supone el 51%.

En el año 1919 se creó bajo la presidencia de don Antonio Pérez Barbadillo, culto abogado, que a la sazón regentaba la bodega de Otaola y la de Hijos de A. Pérez Megía, la sociedad Mutua de Asistencia Obrera “La Previsión Vinícola”, cuya secretaría recae en don Manuel Barbadillo Rodríguez. Se emite una acción por cada obrero que empleara el socio protector y se incluyen en los Estatutos –muy adelantados socialmente– la relación de las suscritas, por lo que veremos la variación en importancia en el mercado vinícola de las empresas de aquel momento y que existen en la actualidad, aunque los empresarios hayan cambiado.

El total de obreros protegidos por la Mutua era de 517 y las empresas subsistentes en la actualidad mantienen unas plantillas que suman 268.

En la actualidad los obreros en plantilla que tienen las empresas sanluqueñas en bodega son 268 y las empresas que las sostienen de la relación de 1919 son y muestran las siguientes variaciones:

EMPRESA

Antonio Barbadillo: 17 (en 1919) y 85 (en 1989).

Delgado Zuleta/ Benito Rodríguez: 28 (1919) y 29 (1989)

Vinícola Hidalgo: 49 (1919) y 18 (1989).

Herederos de Argüeso: 39 (1919) y 15 (1989).

Pérez Megía (Sucesores): 10 (1919) y 14 (1989).

Sánchez Ayala (Sucesores): 10 (1919) y 4 (1989).

Pérez Marín (La Guita): 11 (1919) y 4 (1989).

Barón (Bodegas S. Cayetano): 10 (1919) y 2 (1989).

Pedro Romero: 6 (1919) y 7 (1989).

 

Entre las nuevas empresas es de destacar la importancia en el giro económico y social de JOSÉ MEDINA, S.A. con 28 de plantilla y una importante cuota en la exportación, así como la Cooperativa Virgen de la Caridad& CAYDSA con 29 y una gran producción de vinos y mostos.

Tal y como está actualmente el mercado de bebidas alcohólicas y en especial los vinos de la Zona del Sherry es IMPORTANTÍSIMO potenciar al máximo la imagen de la MANZANILLA, que con tan buen pie está entrando en este fin de siglo, después de haber sufrido las crisis que por los datos que hemos descrito se desprende.

Una de las medidas que deberían adoptar las bodegas sanluqueñas es la de anticiparse (pues cuando entremos en el Acta Única Europea, y obtengamos la denominación “CALIFICADA”, será obligatorio) a la prohibición de venta de nuestras manzanillas a granel, ya que se puede repetir, que el relleno fraudulento de los barriles de nuestros vinos nos vuelva a la situación que provocó la crisis de ventas en el mercado peninsular.

 

Antonio Barbadillo

Publicado en “Sanlúcar de Barrameda”

 

Revista de Gráficas Santa Teresa, n. 25. 1989.


04/06/2014
Autor: BARBADILLO, Antonio

Desde el 1 hasta el 1 de un total de 1
1